24 marzo, 2015

Los Ángeles (EE. UU.). EFE. Internet atraviesa por una revolución silenciosa, marcada por el florecimiento de centenares de nuevos dominios que se distancian del puntocom para redefinir quién es quién en la red, un negocio de millones de dólares que enfrenta en subastas a los gigantes tecnológicos.

Se trata de una transformación paulatina que comenzó en el 2011, cuyo impacto se empezó a notar en el 2014, y que, cuando concluya, habrá añadido más de 1.300 nomenclaturas en el ciberespacio, los llamados “nuevos dominios genéricos de alto nivel” o gTLD, que van desde “.abogado” hasta “.yoga”.

Google y Amazon entraron de lleno en la pugna por la titularidad de decenas de dominios (más de 50, Google; más de 30, Amazon), una estrategia corporativa para tomar posiciones en un mercado emergente liderado por Donuts, que solicitó la gestión de más de 300 gTLD.

“Ganamos la mayoría de las subastas en las que hemos participado, pero hemos perdido también” , comentó uno de los cofundadores de Donuts, Daniel Schindler, cuya compañía fue superada por Google en febrero en la disputa por “.app”.

La empresa del buscador se impuso en la puja a otras 12 compañías, al estar dispuesta a pagar más de $25 millones por ese dominio.

La cantidad abonada por Google fue la máxima en las subastas organizadas por el ente regulador, la Corporación para la Asignación de Nombres y Números de Dominios de Internet ( ICANN ), al menos que haya trascendido públicamente.

La mayoría de las veces, el resultado es una incógnita, ya que se celebran a puerta cerrada, pero es frecuente que se abonen varios millones de dólares por un gTLD.

“Es un negocio de bajo costo porque no se fabrica ningún producto, se vende a través del 'aire', por lo que los beneficios son muy altos” , dijo a EFE el director de la consultora RightOfTheDot, especializada en dominios, Michael Berkens.

En setiembre, Amazon se hizo con “.buy ” por $4,5 millones y “ .tech ” fue vendido por $6,7 millones a Dot Tech.

Se sabe también que Microsoft postuló por “.live ” y “.docs ” y fue superado por Donuts en el primer caso y por Google en el segundo, y que la compañía de televisión por satélite Dish Network se adjudicó “.latino ” .

“Estamos encantados. Si empresas como Google y Amazon piensan de la misma forma que nosotros, no podemos estar tan locos como parecíamos. Eso nos reconforta. Es genial porque despiertan interés sobre lo que está pasando” , apuntó Schindler.

Hasta que el ICANN aprobó en el 2011 la creación de los gTLD, el universo de los dominios era muy limitado.

Había una veintena de genéricos (".com", ".org", ".net", etc.) , así como las denominaciones por países (".us", ".es", ".mx") , por lo que a los nuevos usuarios se les hacía cada vez más complejo dar con un nombre que no estuviera ya registrado.

En el 2012, se abrió oficialmente el plazo para solicitar nuevas denominaciones y el ICANN recibió más de 1.900 peticiones en una primera ronda, cifra que se redujo a poco más de 1.300 dominios tras su evaluación, de los cuales la mitad tenían varios pretendientes y su propietario final se determina por medio de una subasta.

Entre los años 2012 y 2013, empezaron a celebrarse subastas, pero no fue realmente hasta el 2014 cuando los primeros nuevos dominios empezaron a dejarse ver.

Los gestores de los dominios, una vez recibida la luz verde de ICANN, los ofertan al público a través de plataformas como GoDaddy y otras.

Se trata de un negocio que, en el caso de “ .info ” , genera en torno a $75 millones al año (existen más de 5 millones de nombres registrados con ".info" -datos del 2013- y la suscripción ronda los $15 anuales en EE. UU.)

La lista de dominios ya adjudicados incluye nombres como “ .gripe ” , “ .vision ” , “ .email ” , “ .dental ” , “ .gratis ” , “ .digital ” , “ .pizza ” , “ .bar ” , “ .restaurant ” y otros que pronto llegarán, como “ .cafe ” y “ .movie ” .

Donuts se hizo con “ .movie ” , al que también aspiraban Google y Amazon, y se podrá comprar a partir del 24 de junio, aseguró Schindler, que durante los próximos dos meses contactará con estudios de Hollywood para pulsar su interés en usar esa denominación para la promoción de sus películas en Internet.

Es un proceso similar al que Donuts ha puesto en práctica con golfistas y futbolistas profesionales para sus “ .golf ” y “ .football ” .

Etiquetado como: