17 febrero, 2015

Un consejo para quienes están buscando el amor en Internet: sigan buscando, pero estén atentos a las estafas y otros riesgos.

Los expertos de seguridad dicen que los piratas informáticos y otros actores maliciosos a menudo se aprovechan de esto para embaucar a los buscadores de romance y a los enamorados.

El creciente sector de aplicaciones para conseguir citas que usan tecnología móvil ha creado nuevos riesgos, de acuerdo a los investigadores.

IBM Security dijo que estudió 41 aplicaciones móviles para encontrar citas, y 26 de ellas son vulnerables a ciberataques que ponen en riesgo información personal y corporativa.

Muchas aplicaciones para conseguir encuentros amorosos pueden permitir el acceso a las cámaras, micrófonos, almacenamiento y localización de los teléfonos inteligentes, así como a la información de pagos electrónicos, según IBM.

"Muchos usuarios utilizan y confían sus teléfonos móviles a una cantidad de aplicaciones. Es esta confianza que le da la oportunidad a los piratas electrónicos de explotar vulnerabilidades tales como las que encontramos en estas aplicaciones para el amor", dijo el vicepresidente de IBM Security, Caleb Barlow.

Otros métodos comprobados de estafa, muchos usando el correo electrónico u otras redes sociales, pueden ser herramientas efectivas para defraudadores.

Algunos usan postales electrónicas de felicitaciones para infectar una computadora con un virus. Otros se hacen pasar por floristas que quieren verificar información para enviar un ramo.

Rosas rojas, un regalo clásico para el día de San Valentín.
Rosas rojas, un regalo clásico para el día de San Valentín.

Los esquemas de fraude sobre romance - la mayoría utilizados en personas con más de 40 años - generalmente lideran la lista de las estafas, de acuerdo a la Asociación Estadounidense de Jubilados, que advierte a las personas a evitar abrir enlaces o responder a admiradores secretos en línea.

Así, los expertos de seguridad pidieron tomar precaución cuando la potencial cita parece muy buena para ser verdad, y pide rápidamente dinero o información personal.

Los estafadores, con frecuencia, conocen a sus víctimas en línea a través de sitios para solteros o en redes sociales, y eventualmente piden dinero usando transferencias bancarias o tarjetas prepagadas.

"Las víctimas de estas estafas piensan que han encontrado a la persona correcta, pero a menudo terminan perdiendo miles de dólares", agregó Mark DeWine, ministro de Justicia de Ohio (EE. UU.).

Una advertencia del FBI en 2014 dijo que los defraudadores "se infiltran en sitios de relaciones sociales y salas de chat en busca de románticas víctimas. Por lo general, dicen ser estadounidenses viajando o trabajando en el exterior".

Otros blancos comunes son las mujeres de más de 40 años, divorciadas o viudas. "Pero cada grupo etario y demográfico corre riesgo", señaló el FBI.