9 octubre, 2015

Las Vegas

La compañía estadounidense Amazon Web Services (AWS) clausuró este viernes su conferencia anual en Las Vegas (EE.UU.) , en la que presentó nuevos servicios para la nube con el objetivo de liderar el internet de las cosas.

El director de Operaciones Técnicas de esta filial del portal Amazon, Eugene Ventimiglia, anunció que el lanzamiento del nuevo servicio AWS Snowball cambia por completo la filosofía de la nube, ya que "ahora tenemos una manera sencilla, segura y rentable de migrar la biblioteca de 250 TB (terabytes) entera a AWS en menos de una semana".

El gigante de internet presentó, entre otras novedades, una plataforma que permite gestionar miles de millones de dispositivos, un servicio de inteligencia de negocios en la nube y una herramienta para transferir grandes cantidades de datos de forma segura.

Los nuevos servicios presentados por AWS están enfocados al almacenamiento de datos en la empresa, y pretenden ayudar a sobrevivir a las exigencias que la nueva era digita impone a sus clientes más sumergidos en la inmensidad de la red, según informó la compañía.

En definitiva, a convertir a software todo aquello que antes era hardware.

El dispositivo AWS Snowball –que, como el resto, ya está disponible– permitirá transferir datos de todos los tipos y tamaños a la nube de Amazon con mayor rapidez.

Google y Apple no reaccionaron a la noticia de Amazon
Google y Apple no reaccionaron a la noticia de Amazon

Esta herramienta de transporte de datos a escala de petabyte (PB) puede cargar y descargar de forma segura 50 terabytes (TB) de información encriptada, lo que representa una de las mayores cantidades de información en línea conocidas, según informó la compañía.

Todo dentro de lo que aparenta ser un maletín inofensivo de color gris piedra.

El AWS Snowball, complementado con el también novedoso Amazon Kinesis Firehose, que sirve para cargar y almacenar datos en tiempo real en la nube, busca satisfacer las necesidades de aquellas grandes empresas que necesitan transferir datos distribuidos en distintas ubicaciones en grandes lotes o de forma continuada.

Es el caso de Buzzfeed, una compañía mediática que distribuye noticias de entretenimiento a más de 200 millones de visitantes mensuales.

Además de AWS Snowball, Amazon ha sorprendido a los asistentes a la conferencia de Las Vegas con el AWS IoT (Internet de las Cosas, por su sigla en inglés), una nueva plataforma que permite a los clientes conectarse y gestionar miles de millones de dispositivos a escala global.

Así, diversos objetos como coches, turbinas, electrodomésticos o sensores podrán administrarse desde una misma aplicación de AWS para que las empresas que lo deseen puedan almacenar, procesar, analizar y actuar sobre los volúmenes de datos que generen.

"La promesa del internet de las cosas es volver los productos cotidianos más inteligentes para los consumidores y para las empresas, a fin de permitir ofertas mejores basadas en datos que antes no eran posible", explicó el vicepresidente de Movilidad e IoT de AWS, Marco Argenti, quien subrayó que organizaciones líderes como Phillips o la NASA ya utilizan esta aplicación.

Además, en el encuentro el gigante digital anunció la creación de Amazon QuickSight, un servicio de inteligencia de negocios en la nube fácil y rápido de usar que permite construir visualizaciones, realizar análisis ad-hoc y obtener visiones de negocios a partir de sus datos.

Las principales ventajas de esta plataforma son su velocidad (con un nuevo motor súper rápido para realizar cálculos avanzados) y su precio, ya que con un costo de $9 por usuario y mes representa una décima parte de las otras soluciones tradicionales de sus competidores.

Amazon Web Services es una plataforma robusta de infraestructura de tecnología en la nube que se lanzó en 2006 y que ya cuenta con más de un millón de clientes, entre los cuales se incluyen empresas emergentes de rápido crecimiento, grandes compañías y agencias gubernamentales en 190 países.