Si bien la razón por la que más de 40 millones de personas usan AdBlock es para evitar la publicidad, la empresa anunció que empezará a vender anuncios para subsistir.

 25 septiembre, 2016
Esta es la herramienta AdBlock, con la que usuarios de Internet bloquean la publicidad molesta. // Fotografía: AdBlock Plus/Google Chrome.
Esta es la herramienta AdBlock, con la que usuarios de Internet bloquean la publicidad molesta. // Fotografía: AdBlock Plus/Google Chrome.

Millones de usuarios de Internet en todo el mundo utilizan una herramienta llamada AdBlock (o AdBlock Plus), con la cual les es posible silenciar y quitar completamente de la pantalla los anuncios publicitarios con los cuales miles de sitios web y medios de comunicación subsisten mes a mes.

Es un sistema sencillo: uno baja la aplicación en su navegador, la pone a funcionar y de ahí en adelante se salva de todos los anuncios de Internet, como por arte de magia. Por supuesto, muchos sitios web han respondido bloqueando su contenido hasta que el usuario desactive la herramienta mientras navegue en sus páginas.

Ahora, para estos usuarios es común ingresar, digamos, al sitio web de la revista Forbes y encontrar un mensaje grande que le suplica a sus usuarios no usar AdBlock o alguna herramienta similar, pues la sobrevivencia del sitio depende de la publicidad que la herramienta bloquea incesantemente.

No obstante, algo no tan común está a punto de convertirse en la norma: esta empresa, AdBlock, empezará a subsistir a través de la publicidad , por lo que le mostrará anuncios a sus usuarios, aunque evitar los anuncios sea su razón de ser.

AdBlock respalda su decisión con el nombramiento de un programa de “anuncios aceptables”, en el que cabe cualquier forma de publicidad en línea que no sea invasiva (dígase de videos que se reproducen automáticamente o despliegues publicitarios que se apropian de toda la pantalla hasta que el usuario encuentre cómo cerrarlos).

Ahora, AdBlock le mostrará a sus más de 40 millones usuarios sus propios anuncios, así como la publicidad de empresas que acepten hacer anuncios aceptables, incluso con Google (el gigante de la publicidad digital) como intermediario.

Según un estudio publicado en 2015 , el 16% de los usuarios estadounidenses de Internet bloquean anuncios, mientras que en el Reino Unido la cifra alcanza el 21%. En algunos países europeos, el 25% de la población digital bloquea toda la publicidad.

AdBlock mostró que la tecnología para vender sus propios anuncios existe a comienzos de este año, cuando mostró un anuncio de Amnistía Internacional en los espacios relegados a la publicidad de distintos sitios web.