27 junio

Bruselas

La Comisión Europea impuso, este martes, una multa récord de 2.424 millones de euros (unos $2.736 millones) a Google por favorecer su comparador de precios en su sistema de búsqueda en línea, una decisión que podría tensar las relaciones con el presidente estadounidense Donald Trump.

"Lo que Google ha hecho es ilegal con respecto a las leyes de la competencia de la Unión Europea (UE). Ha impedido que otras compañías compitan en base a sus méritos e innoven", dijo la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, para quien esto también perjudicó a los consumidores.

Para el ejecutivo comunitario, guardián de la competencia en el bloque, el gigante estadounidense del sector digital utilizó su posición dominante para favorecer en su buscador a su comparador de precios Google Shopping frente a sus rivales.

Google, que expresó su
Google, que expresó su "desacuerdo" con la decisión de este martes, anunció que estudian apelar.

Esta multa por abuso de posición dominante, que la Comisión calculó en base a los ingresos obtenidos en 13 países europeos donde funciona Google Shopping, supera de lejos el anterior récord del 2009, cuando Bruselas multó al fabricante estadounidense de microprocesadores Intel con 1.060 millones de euros.

Además de la multa, el ejecutivo comunitario urgió también a Google a poner fin en un plazo de 90 días a esta práctica bajo amenaza de nuevas multas de hasta un 5% de la facturación media diaria a nivel mundial de Alphabet, matriz de Google.

Desacuerdo

Google, que expresó su "desacuerdo" con la decisión de este martes, anunció que estudian recurrir. "Vamos a estudiar la decisión de la Comisión detalladamente y consideramos apelar", indicó en un comunicado.

El ejecutivo comunitario cierra así siete años de un proceso iniciado en el 2010, cuando Microsoft y TripAdvisor denunciaron a su rival ante Bruselas. Ahora todo parece indicar que la cuestión pasará a la justicia europea.

En abril del 2015, la Comisión remitió un "pliego de cargos", el equivalente de una acusación, a la compañía, que reforzó de nuevo en julio del 2016.

Según la compañía, su servicio Google Shopping es ante todo un servicio publicitario y asegura que los consumidores que quieren comprar usan mucho más Amazon, que según Google representa la mitad del mercado de búsquedas para comprar en el mercado europeo.

"Esta decisión es un punto de inflexión", se felicitó la directora general de la Oficina Europea de Unión de Consumidores, Monique Goyens.

Por su parte, los demandantes reunidos alrededor de la organización Fairsearch subrayaron en un comunicado que "el dominio de Google en el mercado dio a la compañía el poder de decidir el destino de todos los proveedores de servicios en línea, es decir, de casi todas las empresas".

Esta decisión de la UE podría crear un precedente para otros servicios de Google, como 'Google imágenes' o 'Google noticias', que ya cuentan con demandas similares a la de 'Google Shopping'.

Y, además, podría tensar todavía más las relaciones entre Bruselas y Washington desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, antes de la próxima reunión del G20 en Hamburgo (Alemania) del 7 y 8 de julio.

Hace menos de un año, la Comisión Europea estimó que otro gigante estadounidense, Apple, se había beneficiado de ventajas fiscales indebidas en Irlanda y lo conminó a devolver a Dublín más de 13.000 millones de euros.

El expresidente Barack Obama ya había criticado la actitud de Bruselas, pero la comisaria europea de Competencia siempre ha afirmado que no tiene en cuenta la nacionalidad de las compañías sancionadas.

"Miré las estadísticas (...) Y no veo ningún hecho que apoye la hipótesis de un eventual trato diferenciado", aseguró Vestager en rueda de prensa.

La UE tiene abiertos otros dos casos contra Google por abuso de competencia, uno sobre su plataforma publicitaria AdSense y otro por su sistema operativo Android. Según la comisaria, las "conclusiones preliminares" apuntan a una violación de las reglas europeas.

Etiquetado como: