Empresa empezó negocio con disco en solitario del líder de la banda Radiohead lanzado en setiembre

Por: Juan Fernando Lara 23 enero, 2015
Este es el arte gráfico del disco Tomorrow’s Modern Boxes, de Thom Yorke, exlíder del grupo musical Radiohead. Desde su lanzamiento en setiembre anterior en la plataforma de cobro de BitTorrent, el álbum de ocho canciones y un video se ha descargado en más de 4,4 millones de ocasiones. | BITTORRENT PARA LA NACIÓN
Este es el arte gráfico del disco Tomorrow’s Modern Boxes, de Thom Yorke, exlíder del grupo musical Radiohead. Desde su lanzamiento en setiembre anterior en la plataforma de cobro de BitTorrent, el álbum de ocho canciones y un video se ha descargado en más de 4,4 millones de ocasiones. | BITTORRENT PARA LA NACIÓN

Si usted percibe la tecnología llamada torrents como sinónimo de piratería de archivos en línea, la empresa BitTorrent quiere variar esa imagen.

La compañía creadora del torrent , el sistema más utilizado en Internet para intercambio legal e ilegal de videos, música y programas, se lanzó a cobrar por contenido original y legal en sus llamados Bittorrents Bundles, que, en esencia, son torrents , pero cobrados.

Aunque BitTorrent en sí evita la piratería, su tecnología de torrents es notoria por atizar sitios de piratería como The Pirate Bay. Su nuevo giro de negocios subraya cuán normal es hoy el cobro por contenidos, incluso en hilos de la red antes ajenos a tal práctica comercial.

BitTorrent dio el salto junto al músico Thom Yorke, líder de la banda Radiohead. Yorke lanzó en setiembre su primer álbum en ocho años desde el sitio bundles.bittorrent.com.

En la parte gratis del álbum Tomorrow’s Modern Boxes , el usuario puede bajar la canción A Brain in a Bottle y el video de esta. En su parte cobrada , si paga $6, obtiene el torrent para la descarga de las otras siete canciones del álbum.

La empresa afirma que su propósito es estimular la creación artística creando un puente directo entre creadores y audiencias. Con Yorke, le pegaron a la piñata en el puro centro.

Desde su lanzamiento, el disco se ha descargado más de 4,4 millones de veces con “90% de ganancias por ventas dirigidas al artista”, indica un reporte de BitTorrent de diciembre.

Si cada descarga se pagó (podría no ser el caso, pues una compra permite varias descargas) el disco habría generado $26 millones en ventas totales. Esto supone que Yorke pudo amasar $24 millones en solo tres meses. La experiencia reitera a la empresa que es hora de cobrar hoy, cuando dice tener más de 170 millones de usuarios.

En consonancia con el espíritu de intercambio punto a punto de su audiencia, BitTorrent ofrece más de 10.000 de sus bundles , cada uno controlado, no por la empresa, sino por un artista independiente o proveedor del contenido.

A la fecha, estos se han descargado más de 100 millones de veces y la mayoría son gratuitos, aunque requieren que el usuario proporcione una dirección de correo electrónico.

En el 2014, había más de 20.000 creadores de contenido usando esta plataforma y 6,5 millones de usuarios pagaron por contenido en ese año.

De ellos, el 89% regresaba cada mes en busca de novedades, indica su informe de actividades del año pasado.

Plataforma rentable. A editores de novelas gráficas, cineastas independientes y músicos sin el yugo de servicios de música en streaming , BitTorrent les permite ofrecer a la gente un coctel de material gratis y pagado en términos más apetitosos para el autor, pues BitTorrent elimina casi todo intermediario del proceso.

Sin embargo, la compañía aspira a más en el aseo de su imagen pública, aún asociada a una herramienta para descargas ilegales que dañan derechos de autor.

En noviembre pasado, BitTorrent anunció su primera serie de televisión original, titulada Children of the Machine.

El drama de ciencia ficción podrá descargarse gratis a final de año y constará de ocho episodios, pero con publicidad incluida. No obstante, por $4,95, pueden bajarse sin anuncios y habrá una versión con material extra por $9,95.

BitTorrent se une a Amazon y Netflix vendiendo series de televisión, mas su estilo de cobro la separa del resto: aquí el usuario decide si desea pagar y cuánto.