Red permite registrar la vida en fotos y utilizar filtros para alterarlas

 6 agosto, 2011
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

No se extrañe, puede ser que usted no comprenda bien por qué un sistema como Instagram está atrayendo a millones de personas en todo el mundo... pero no sería la primera vez que sucede algo así en el ámbito de la tecnología.

La receta es relativamente sencilla de explicar: una aplicación para teléfono celular permite tomar una foto, pasarla por un filtro y publicarla al instante en redes sociales.

Con ello, Instagram ha enamorado a siete millones de personas que la utilizan actualmente.

Esta semana se alcanzó el hito de que uno de esos usuarios subió la fotografía número 150 millones. Según Instagram, actualmente se suben a su red quince fotos cada segundo.

Pequeño gran detalle: Instagram nació hace tan solo nueve meses, el 6 de octubre del 2010.

Pese a su poco tiempo de existencia, el éxito le ha hecho obtener $7,5 millones para desarrollo, lo cual le augura un futuro aún más prometedor.

¿Qué y cómo? Instagram tiene como principal característica que es una app exclusiva para el iOS (iPhone y iPad) de Apple. Existen otras opciones para Android de Google y Symbian de Nokia, pero no son exactamente lo mismo.

Esta app es gratuita. Para utilizarla, usted requiere abrir una cuenta con Instagram, también gratuita, dando su dirección de correo electrónico.

Antes de utilizarla, posiblemente quiera configurar el app para compartir automáticamente las imágenes mediante Twitter y Facebook.

Sin embargo, Instagram es una red social en sí misma y, por eso, usted también puede seguir amigos, ver lo que ellos publican y comentar las imágenes en ella misma.

El 80% de las fotos subidas a Instagram utiliza algún tipo de filtro que les da un toque vintage, las transforma en blanco y negro o en sepia, por ejemplo.

Se ofrecen varios filtros. Usted modifica la imagen como quiera y posteriormente la sube, aunque también puede activar la función de geolocalización para que sus seguidores sepan exactamente dónde la tomó.

“Es bastante accesible y efectivo para compartir rápidamente una foto con alguna edición sencilla. Innova en el sentido de que para compartir en Facebook (donde no se necesita resolución alta), ya no hay que pasar las fotos a la computadora y tratar de acordarse de cuál herramienta o filtro lograba el efecto deseado, y sobre todo que se puede hacer donde usualmente no usaríamos la computadora”, comentó el usuario Luis Javier Delgado.

Sin embargo, también ha habido críticas de personas que se preguntan si no será más pronto que tarde cuando pase esta moda de filtros y, entonces, los usuarios se den cuenta, de un día para otro, de que las vacaciones de sus últimos años fueron registradas con filtros que ya no les gustan.

A favor o en contra de los filtros, en lo que parece que todos están de acuerdo es en la idea de que cada día será más común seguir la vida de nuestros amigos por medio de fotografías, y en ello las redes sociales jugarán un papel clave. Instagram, por ahora, es la opción más popular.

Etiquetado como: