Tarjetas SIM y sensores de entorno amplían concepto de un auto conectado

Por: Juan Fernando Lara 27 febrero, 2014
El carro eléctrico Tesla S incluye un panel táctil consistente en una pantalla de 17 pulgadas en diagonal desde donde se gobierna todo el vehículo menos su conducción por la vía.
El carro eléctrico Tesla S incluye un panel táctil consistente en una pantalla de 17 pulgadas en diagonal desde donde se gobierna todo el vehículo menos su conducción por la vía.

Barcelona. El concepto de “carro conectado” va más allá de tener un puerto USB en el panel, rutas trazadas con GPS o tomar llamadas en cabina. La comunicación M2M ( Machine to machine , del inglés) hará rodar al auto en la nube.

M2M es un concepto general para nombrar el intercambio de datos entre dos máquinas remotas.

Sea por red telefónica o enlace satelital, este tipo de conexión hará más fácil la vida de los conductores, según su entorno se conecte cada vez más a la web. Aparte de vehículos, M2M ya es explotado en áreas como salud, industria, finanzas, seguridad y servicios públicos.

Los cilindros metálicos en el techo de este automóvil Ford permiten el dibujo en tiempo real del ambiente del carro en un radio de metros. En la imagen inferior, el Mercedes-Benz CLA 45 AMG | JUAN FERNANDO LARA S.
Los cilindros metálicos en el techo de este automóvil Ford permiten el dibujo en tiempo real del ambiente del carro en un radio de metros. En la imagen inferior, el Mercedes-Benz CLA 45 AMG | JUAN FERNANDO LARA S.

Este año, tales conexiones globales llegarán a las 250 millones, predice un informe de la consultora GSMA Intelligence . El texto agrega que 428 operadores de telefonía ya brindan servicios de este tipo en 187 países.

Expositores en el Congreso Mundial Móvil están borrando la línea entre realidad y fantasía al mezclar en el mismo coctel tecnológico M2M, microchips, tarjetas SIM y lujosas máquinas para asfalto.

Ford presentó un prototipo de cuatro puertas que centra su búsqueda de tecnologías y socios para la futura conducción inteligente.

El carro tiene sobre su techo cuatro sensores que visualizan el ambiente en un radio de 70 metros alrededor del vehículo mediante luz infrarroja. Con ellos, se calcula la distancia entre el carro y objetos cercanos. Los cilindros toman 2,5 millones de medidas por segundo. Las medidas luego generan, en tiempo real, sobre una pantalla, mapas en tercera dimensión de personas, otros vehículos, ciclistas e incluso animales pequeños.

Más que carros sin chofer, la idea de Ford es probar carros con wifi conectándose entre sí y con infraestructura pública de transporte para facilitar la circulación.

Futurista. Un carro que sí llegará al mercado a mediano plazo (costará de $96.000 a $137.000) es el Tesla S .

El vehículo fue presentado en el Congreso Mundial Móvil, que se realiza en Barcelona, por la compañía española Telefónica, cuya marca en Costa Rica es Movistar.

Dicha empresa persigue llenar todas las necesidades de comunicación M2M del fabricante estadounidense de vehículos eléctricos y por eso exhibe el Tesla S, un carro deportivo equipado con tarjeta SIM como las que se usan en teléfonos.

El carro se enlaza a la red de Telefónica y esto permite a los servidores del fabricante automotriz detectar cualquier fallo en el Tesla S. A continuación, una alerta le dirá al dueño que vaya al taller.

Del mismo modo, esa comunicación sirve para localizar dónde está el carro si lo roban y desplegar todas las posibilidades que ofrece la pantalla táctil de 17 pulgadas localizada en el panel de la cabina.

Sentarse en su interior, comprobó este diario, es una ejercicio ininterrumpido de arquear cejas y de abrir la mandíbula inferior.

Esa pantalla controla todo: consumo eléctrico, gestión de llamadas, navegación en web, la cámara trasera de alta definición y recibir notificaciones de sitios de interés conforme se avanza en ruta.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN
Un Mercedes-Benz CLA 45 AMG vuelto prototipo de la conducción del mañana gracias a Qualcomm, fabricante de microchips, y al sistema operativo por QNX, subsidiaria de BlackBerry.

Otro favorito de la prensa es el Mercedes-Benz CLA 45 AMG , convertido en un prototipo de la conducción del mañana gracias a tecnología de Qualcomm , fabricante de microchips, y al sistema operativo desarrollado por QNX , una subsidiaria de BlackBerry.

Al ingresar en su cabina, se nota el producto final: una mezcla de entretenimiento e información que funciona de forma transparente con teléfonos inteligentes y tabletas en el mercado. Desde estos aparatos se puede manipular todo en el vehículo (con excepción del volante) en forma inalámbrica.

Sus microchips Snapdragon ofrecen acceso en tiempo real a video y contenido en la nube, proveen gráficos cristalinos en la pantalla táctil del panel, visualización de la interfaz de un teléfono o tableta en el propio panel, reconocimiento de gestos y varias cámaras de alta definición: una al frente del carro.

Hasta el más experto conductor se inquietaría con solo llevar este carro, no por el valor económico de sus equipos, sino por su capacidad para distraer al chofer.