Uso de este espacio estará destinado a ocho materías, principalmente para carreras de Ingeniería

Por: Monserrath Vargas L. 12 septiembre
Los estudiantes de Ingeniería Industrial, Rolando Molina y Carolina Ramírez observan cómo se realiza la producción de una pieza en el Laboratorio 4.0 de la Universidad Hispanoamericana.
Los estudiantes de Ingeniería Industrial, Rolando Molina y Carolina Ramírez observan cómo se realiza la producción de una pieza en el Laboratorio 4.0 de la Universidad Hispanoamericana.

Aprender cuáles son las etapas que intervienen en los procesos productivos y hasta los errores con los que se pueden encontrar será más sencillo para estudiantes de Ingeniería de la Universidad Hispanoamericana, que desde este mes tienen acceso a un laboratorio de ingenierías integradas con tecnología propia de la industria 4.0.

¿Qué quiere decir esto? Se trata de un laboratorio equipado con maquinaria basada en la automatización, conexión a Internet, e inteligencia artificial.

Las máquinas presentes en este nuevo recinto son réplicas a escala de las que se encuentran hoy en grandes compañías del mundo, pero a la vez, son capaces de simular la fabricación de un producto.

"Con este equipo, los muchachos pueden llegar y hacer las programaciones necesarias y crear una pieza simulada", explicó Andrés Patiño Quintana, de la empresa Desarrollos Didácticos de Costa Rica, representante en el país del fabricante de la maquinaria, Bosch.

En la máquina, lo que se observa es una una pieza cuadrada que se va ensamblando, una base, dos pines y una tapa, que simulará el producto final.

Según Patiño, estos procesos robóticos y automatizados son algo a lo que se enfrentarán los estudiantes cuando salgan al mercado laboral.

Ana Catalina Leandro (de abrigo blanco), coordinadora del laboratorio, explica a la Krystie Herrera, cómo se programa un brazo robótico semi-industrial.
Ana Catalina Leandro (de abrigo blanco), coordinadora del laboratorio, explica a la Krystie Herrera, cómo se programa un brazo robótico semi-industrial.

Por esa razón, esta universidad decidió abrir un laboratorio 4.0 didáctico. Su encargada, Ana Catalina Leandro, explicó que los muchachos irán adquiriendo competencias paulatinamente para utilizar los equipos y aprenderán diversos lenguajes de programación.

Los universitarios podrán programar en el aula, o bien, de forma remota, esto debido a que la maquinaria se conecta a Internet, gracias a una tendencia llamada Internet de las Cosas (en la cual los dispositivos se conectan no solo a la web, sino entre ellos y con las personas).

"En el primer curso, ellos van a ver lo que es un proceso productivo; en el segundo, van a mejorar el proceso que están viendo ahí y, poco a poco, irán introduciendo pequeñas diferencias para que puedan explotar todo el potencial de los aparatos", afirmó Leandro, coordinadora del laboratorio.

Por el momento, serán ocho cursos, principalmente de las carreras de Ingeniería, que incorporarán el uso de esta maquinaria, según explicó el gerente de la universidad, Jeffry Jones.

"Nosotros les vamos a colocar errores en el proceso productivo y los estudiantes tendrán que resolver en la parte logística, en la parte gerencial", adelantó.

Ventaja

Los más entusiasmados son los estudiantes, quienes ven en este espacio una oportunidad para adquirir nuevos conocimientos. Así lo manifestó, por ejemplo, la joven de 24 años, Krystie Herrera, quien cursa la carrera de Ingeniería Industrial.

"Me parece extraordinario, es una oportunidad que no todos los estudiantes tenemos. Es algo que nos emociona un montón, porque nos dará competencias y nos ayudará a desarrollarnos de la mejor manera", afirmó.

Mientras que Carolina Ramírez explicó: "Este laboratorio nos permitirá atender las demandas (de capacidades) que tiene ahora la industria de ingeniería industrial y acá, en Costa Rica".

También el estudiante Rolando Molina, de 40 años, explicó que esta alternativa le parece interesante. "Te permite llevar los conocimientos teóricos a la práctica. Inclusive te podés enfrentar a simulaciones, sin tener que arriesgar materia prima, ni causar gastos. Se puede venir, usar una máquina y enfrentarse a diferentes situaciones que te prepararán para trabajar en la industria", aseguró.

Simulación

Sobre ese punto, el gerente de la Universidad destacó que, tal y como lo han hecho con estudiantes de las carreras de salud, los muchachos realizarán simulaciones. De esta forma, todas las programaciones y los procesos que se realizan en el laboratorio son grabados para que, posteriormente, profesores, estudiantes y compañeros de clase puedan discutir cómo se ejecutó un proceso, qué se hizo bien y qué se hizo mal.

Por el momento, empezaron las simulaciones con estudiantes de Ingeniería Industrial e incluyeron también a alumnos de Administración de Empresas.

Mientras que a los primeros les toca "resolver el tema de producción y programar las máquinas, los segundos deben realizar la parte de simulación de venta de esos productos", dijo Jones.

"Vamos a incorporar actores, operarios, clientes, para que ellos no solo tengan que lidiar con la programación del equipo, sino con el factor humano; que se enfrenten a qué sucede si hay un accidente laboral. Eso es en lo que estamos trabajando", aseguró.