Los usuarios de XP y Office 2003 podrán seguir utilizando el software pero desde el 9 de abril quedarán más expuestos a ataques cibernéticos

 8 abril, 2014

Microsoft dejará de ofrecer soporte para Windows XP y las herramientas de ofimática Office 2003 a partir de este martes 8 de abril. Esto pondrá en riesgo a las computadoras que no se modernicen.

"El 8 de abril de 2014, soporte técnico y las actualizaciones de Windows XP dejarán de estar disponibles. No dejes tu PC sin protección", dice Microsoft en su sitio

Los usuarios de XP y Office 2003 podrán seguir utilizando el software pero desde el 9 de abril quedarán más expuestos a ataques cibernéticos, advierte Microsoft, que ya no lanzará más actualizaciones de seguridad, ni parches de errores, ni mejoras de contenido técnico a este sistema operativo lanzado al mercado en agosto de 2001.

A partir del 8 de abril, ya no se podrá descargar el programa de seguridad Microsoft Security Essentials para XP.

“Tu computadora seguirá funcionando pero será más vulnerable a virus. Además, a medida que más fabricantes de software y hardware continúan optimizando (sus herramientas) a versiones recientes de Windows, puedes esperar que un mayor número de aplicaciones y dispositivos no funcionen con Windows XP”, explica Microsoft.

Marco Manuello, responsable de estrategia de Windows en el sector público, explicó que XP fue diseñado en una época en la que solamente un 6% de la población se conectaba a Internet por lo que el sistema no es capaz de responder a las necesidades de hoy.

Un escenario de incompatibilidad y vulnerabilidad similar se presenta ante quienes continúen utilizando Office 2003, que tampoco volverá a ser actualizado.

Según datos de la empresa de análisis de uso de tecnología en Internet Net Applications, a marzo un 27,69% de las computadoras aún funcionaban con Windows XP. Esto lo hacía el segundo sistema operativo más popular solo superado por Windows 7, que tenía un 48,77% del mercado. Windows 8 y Windows 8.1 representan una cuota de mercado agregada de poco más del 10%.

¿Qué hacer? Para garantizar la seguridad de sus equipos, los usuarios deben instalar versiones más recientes de Windows, para las que Microsoft sí tiene soporte y actualizaciones de seguridad.

Sin embargo, dar ese paso no solo implica comprar una nueva licencia sino, muy probablemente, una nueva computadora también.

“Muy pocos equipos antiguos podrán ejecutar Windows 8.1, que es la última versión de Windows”, advierte la empresa en su sitio.