Debido a su participación reciben beca para costear sus estudios

Por: Monserrath Vargas L. 25 septiembre, 2016
Los estudiantes Maureen León, Mauricio Araica y Paula Segura participan de la iniciativa. De pie, el profesor Gerardo Parajeles. | CENFOTEC .
Los estudiantes Maureen León, Mauricio Araica y Paula Segura participan de la iniciativa. De pie, el profesor Gerardo Parajeles. | CENFOTEC .

Brindar servicios reales a pequeñas y medianas empresas, así como a asociaciones u organizaciones sin fines de lucro será una oportunidad que tendrán los estudiantes de la Universidad Cenfotec.

El centro de enseñanza desarrolló un emprendimiento académico y profesional llamado Cenfotec Software House , en el que estudiantes destacados de las diferentes carreras impartidas en ese lugar, son supervisados por profesores, en la confección de productos para clientes reales.

Entre los productos que podrán confeccionar se encuentran prototipos, páginas web, aplicaciones o bases de datos.

Una de las participantes de esta iniciativa es Paula Segura, estudiante de Ingeniería de Software. Para ella, esta oportunidad es buena porque “así uno puede tener perspectivas diferentes de cómo las personas quieren que uno vaya haciendo las cosas. Uno va generando soluciones o dando recomendaciones”, comentó.

Habilidades técnicas y blancas (asociadas con la personalidad y naturaleza del individuo) son las que más valoran los profesores y encargados de Cenfotec Software House, al seleccionar a los estudiantes.

La decana de ese centro, María Eugenia Ucrós explicó que, al elegir a los estudiantes se aseguran que: “son personas responsables, que cumplen a tiempo con sus entregas, tienen buena disposición”.

Mientras que Álvaro Cordero, profesor supervisor de Cenfotec Software House manifestó que esto es importante, porque la idea es que: “ellos participen a lo largo del proceso, desde que se contacta al cliente, hasta que se hace la entrega del proyecto”.

Hasta la fecha, ya han trabajado en una aplicación para el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) llamada FIS Digital.

Cordero explicó que esta estaba enfocada a la automatización de la toma de datos. “Es una aplicación móvil para que así, quienes iban a La Carpio, o a la León XII a tomar datos que son usados como insumo para brindar ayuda social, no lo tuvieran que hacer de forma manual ”.

Otro trabajo fue para el Proyecto Semilla, una página web que se dedica a apoyar a los emprendedores y darles un tipo de capacitación, aclaró Cordero.

Funcionamiento. El emprendimiento académico funciona así: el interesado completa un formulario en el sitio http://www.cenfotecsoftwarehouse.com.

Luego, un comité se encargará de evaluar esta solicitud y convocará una cita, a la que asistirán el interesado y el equipo de expertos (estudiantes y profesores).

Posteriormente, el comité estudia la factibilidad técnica, operativa y académica del proyecto,y se envía una oferta económica al cliente. Si este acepta, se procede a conformar el grupo de trabajo para iniciar el desarrollo.

Finalmente, se hace entrega del producto final.

Ucrós explicó que uno de los retos ha sido el tiempo (coordinar las agendas de los involucrados) y la selección de los proyectos.

Etiquetado como: