Componente se creó para LibreOffice, que ofrece programas de uso en las oficinas

Por: Juan Fernando Lara 20 junio, 2014
La firma digital permite hacer por Internet casi cualquier trámite que hoy exige la firma manuscrita. | ARCHIVO.
La firma digital permite hacer por Internet casi cualquier trámite que hoy exige la firma manuscrita. | ARCHIVO.

Desarrolladores del Centro de Informática de la Universidad de Costa Rica (UCR) crearon un componente que permitirá aplicar gratis la firma digital en documentos creados desde software libre.

Esta novedad rompe la dinámica actual donde solo existía un componente de firma digital para programas cerrados, que exige el pago de licencias a sus creadores.

Con esta nueva posibilidad, cualquier persona física y jurídica podrá imprimirle validez legal a documentos creados en LibreOffice mediante el uso de la firma digital.

Los interesados solo deben descargar de Internet el componente e instalarlo en LibreOffice, un programa de código abierto con aplicaciones de procesador de texto, hoja de cálculo y presentación de diapositivas. Precisamente, la UCR está migrando toda su gestión administrativa, docente y de investigación hacia LibreOffice.

Alonso Castro Mattei, director del Centro y uno de los desarrolladores del nuevo código, enumeró ayer las ventajas, no solo de usar programas abiertos, sino de hacerlo ahora con la firma digital.

“Con el uso de software libre, el usuario se libera de proveedores clásicos de software y sus cambiantes políticas de uso y cobro”, dijo.

En el 2007, la UCR tenía una demanda de licencias de programas informáticos para sus procesos valorada en ¢700 millones. De ese presupuesto, el 40% se iba en licencias de Microsoft Office. Pero, desde que empezaron a utilizar LibreOffice, el monto disminuyó, este año, a ¢450 millones.

No obstante, gracias al esfuerzo de un año, en conjunto con el Gobierno y el Banco Central (autoridad certificadora de firma digital), la UCR creó un recurso de alcance universal que incluso podría contribuir a cerrar la brecha digital en el uso de las certificaciones legales que viajan por medios digitales.

En resumen, lo que se puede hacer presencialmente en una oficina con la cédula en la mano, se podría hacer de forma remota, utilizando la firma digital. Antes, sin embargo, eso solo se podía hacer con programas como Microsoft Office, que exigen pago. Ahora, eso cambió.

Con LibreOffice, el componente diseñado por la UCR es gratis y está disponible desde ahora en el sitio: ci.ucr.ac.cr/firmadigital.

Aparte de cumplir con la legislación local en materia de firma digital, esta creación de la UCR extiende la validez legal de los documentos certificados, gracias al atributo “sellado en el tiempo”. También funciona en sistemas operativos Windows 8, Windows 7 y Linux.

Una firma digital en vez de papel

Por años, la firma manuscrita ha sido el medio legal que certifica la aceptación, autorización o autoría de un documento en papel. Sin embargo, la tecnología reemplaza la interacción cara a cara, por medios digitales.

Esto sustituye el uso de papel impreso por documentos electrónicos. Pero como siempre se debe verificar la autenticidad de los documentos, en Costa Rica se instauró la firma digital mediante la Ley 8454, para dar validez legal a personas físicas y jurídicas.

El Banco Central es la autoridad certificadora. Para obtener esta firma, la persona interesada requiere adquirir una tarjeta digital: un dispositivo similar a una tarjeta de crédito o débito, con un chip que almacena el certificado digital por el cual se otorga a sus usuarios la capacidad de autenticarse y firmar.

Etiquetado como: