El sistema actual utiliza el tiempo universal coordinado (UTC), al se agrega el llamado "segundo intercalar" para que se sincronice con la hora solar.

 21 noviembre, 2015

Ginebra, Suiza

En todos los países del mundo, en la noche del 30 de junio al 1 de julio, el minuto entre las 23:59 y las 00:00 durará un segundo más.
En todos los países del mundo, en la noche del 30 de junio al 1 de julio, el minuto entre las 23:59 y las 00:00 durará un segundo más.

La discusión sobre la supresión del segundo intercalar, el que se agrega para sincronizar la hora legal con la hora astronómica, da lugar a opiniones encontradas, por lo que el tema quedará en suspenso hasta 2023.

La decisión fue tomada en Ginebra, Suiza, durante la Conferencia Mundial de Telecomunicaciones organizada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), una agencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Un comunicado de la UIT señala que se llegó a la conclusión de que es necesario estudiar más profundamente "las incidencias y las aplicaciones de una futura escala de tiempo de referencia".

Ese informe será presentado a la conferencia mundial de radiocomunicaciones de 2023.

La cuestión es centro de discusiones desde hace muchos años. En 2012 el dossier había sido puesto en suspenso para "clarificar algunos interrogantes".

El sistema actual del tiempo fue definido en 1972, con la adopción del "tiempo universal coordinado" (UTC, por sus siglas en inglés), es decir la hora marcada por los relojes atómicos, a la que cada tanto tiempo, según sea necesario, se agrega el llamado "segundo intercalar", para que se sincronice con la hora solar.

La decisión de agregar un segundo es responsabilidad del Servicio Internacional de la Rotación Terrestre y de Sistemas de Referencia (IERS, por sus siglas en inglés) y se anuncia "con al menos ocho semanas de anticipación", explicó Sanjay Acharya, portavoz de la UIT, a la AFP.

Desde 1972 se han intercalado 26 segundos, el último el 30 de junio pasado. El agregado de un segundo a la hora UTC se lleva a cabo a las 0 horas de un 1 de enero o de 1 de julio.

El planeta Tierra tiene tendencia a disminuir su velocidad a muy largo plazo. Los relojes atómicos actuales, que se basan en las propiedades de los átomos para medir el tiempo, son en cambio de una exactitud tal que apenas tienen un segundo de error cada 300 millones de años.

Pero ese segundo intercalar no es del gusto de todo el mundo y algunos países -como Estados Unidos o Francia- preferirían suprimirlo dado que lo consideran inútilmente complicado y solo tomar en cuenta los relojes atómicos. Otros, como el Reino Unido, abogan por mantenerlo.

El segundo agregado el 30 de junio de 2012 provocó un problema de sincronización en la web.

También el mundo del espacio sigue atentamente el tema y nunca se realizan lanzamientos en esos días de segundo intercalado.