Más tiendas enfrían esa opción de pago de Apple mientras alistan método propio

Por: Juan Fernando Lara 27 octubre, 2014
El sistema de pagos móviles Apple Pay arrancó hace una semana. Apple aún lucha por agregarle el apoyo de nuevos comerciantes. | APPLE PARA LN.
El sistema de pagos móviles Apple Pay arrancó hace una semana. Apple aún lucha por agregarle el apoyo de nuevos comerciantes. | APPLE PARA LN.

Desde el anuncio el mes pasado del sistema de pagos táctil Apple Pay, más cadenas de tiendas en EE. UU. están boicoteando dicha plataforma mientras crean su propia solución de pagos móviles.

En setiembre, BestBuy y Walmart habían confirmado al diario The Wall Street Journal que sus clientes no podrían utilizar Apple Pay en sus tiendas.

La semana anterior, la cadena de farmacias Rite Aid también suspendió en sus 4.600 tiendas el apoyo inicialmente dado a Apple Pay.

Del mismo modo, las farmacias CVS ajustaron sus dispositivos de comunicación de campo próximo (NFC, por sus siglas en inglés) para apagar la opción de Apple y también la de Google Wallet o cualquiera otra actualmente.

Esto responde al interés de los comerciantes de crear su propia solución de pagos móviles, en vez de apoyar cualquier otra que perciban como su eventual rival como Apple Pay y Google Wallet.

En el 2012, varios de los principales minoristas de EE. UU. crearon la asociación empresarial Merchant Customer Exchange (Intercambio Cliente Comerciante) y sus propia plataforma de pagos móviles llamada CurrentC que, según la asociación, arrancará en el 2015.

Mientras, el apoyo a otra plataforma de pago móvil parece impensable, principalmente por el tipo de dinámica que CurrentC propone.

Las mayores marcas de tarjetas de crédito y bancos de EE. UU. han apoyado Apple Pay pues ven en este sistema de pagos una oportunidad de que más personas compren utilizando sus tarjetas de crédito.

En cambio, ningún banco, ni Visa ni MasterCard, ni American Express apoyan CurrentC porque esta plataforma elimina el uso de tarjetas de créditos y con ello los cargos que los comercios pagan a los emisores de tarjetas.

Cuando la aplicación CurrentC se lance el otro año, no reemplazará la tarjeta de crédito, pero sí desestimulará su uso.

En vez del plástico, propone el sitio web de CurrentC, la aplicación para teléfonos haría un retiro directamente desde la cuenta de ahorro del cliente cuando pague en la caja registradora en alguno de los más de 110.000 puntos de venta en EE. UU. donde se habilitará.

A cambio de obviar el uso de la tarjeta de crédito, los comerciantes planean ofrecer cupones y ofertas exclusivas a quienes paguen con la aplicación para teléfonos basados en sistema Android o iOS.

La idea de controlar un ecosistema de pagos propios y libre de cargos de procesamiento por uso de tarjetas de créditos, explica por qué CurrentC atrae a más tiendas incluidas Gap, Old Nvy, Banana Republic,