11 mayo, 2016

Nevada.

Un bloque de aluminio recorrió este miércoles a gran velocidad un corto tramo de algo parecido a una ferrovía, para luego estrellarse contra un montículo de arena y levantar una pequeña nube en el despejado cielo del desierto al norte de Las Vegas.

La demostración, que duró apenas unos segundos, fue realizada por Hyperloop One, en lo que fue el primer vistazo a un sistema de propulsión que sus creadores esperan pueda trasladar a personas y cargamentos a través de ductos a la velocidad del sonido en menos de cinco años.

El evento se realizó con cientos de periodistas e inversionistas como testigos, quienes observaron desde las gradas ubicadas a unos 45 metros de distancia luego de ser trasladados hasta el lugar desde un lujoso casino.

"Eliminará las barreras de tiempo y distancia que enfrentamos a diario. Cambiará nuestras vidas", dijo un día antes el director general, Rob Lloyd. "Es real. Está sucediendo".

Los ejecutivos de la empresa con sede en Los Ángeles señalaron que el sistema podría llevar a personas de Los Ángeles a San Francisco en 30 minutos, en un recorrido total de 563 kilómetros (350 millas).

Un bloque de aluminio recorrió a gran velocidad un corto tramo de algo parecido a una ferrovía que logró levantar una pequeña nube en el despejado cielo del desierto al norte de Las Vegas.
Un bloque de aluminio recorrió a gran velocidad un corto tramo de algo parecido a una ferrovía que logró levantar una pequeña nube en el despejado cielo del desierto al norte de Las Vegas.

Describieron un futuro en el que no existirán las relaciones a larga distancia, ni importará dónde viva uno, porque el traslado al trabajo sería muy rápido.

Aseguran que los ductos podrían ser subterráneos, una alternativa segura a los cruces carreteros y las inclemencias del tiempo.

La tecnología de propulsión involucra unos contenedores en levitación que utilizan magnetos y electricidad para trasladarse en un ambiente de baja fricción a más de 1.126 kilómetros por hora.

La idea fue concebida inicialmente en un artículo escrito por el cofundador de Tesla, Elon Musk, en 2013. Musk estaba ocupado construyendo sus empresas de autos eléctricos y azoteas solares, por lo que ofreció la idea a quien quisiera llevarla a la práctica.

Etiquetado como: