Sistema de seguimiento en línea permitirá ver en tiempo real dónde están los pesqueros en todo el orbe y confirmar la legalidad o ilegalidad de sus andanzas en el mar

Por: Juan Fernando Lara 17 noviembre, 2014
http://youtu.be/fn2JXmCUo30

El gigante estadounidense de internet Google se ha unido a la lucha contra la pesca ilegal al lanzar un nuevo instrumento de vigilancia que permite identificar y seguir a miles de barcos en tiempo real llamado Global Fishing Watch.

La aplicación estará disponible para el público, lo que permitirá a cualquier persona con una conexión a Internet monitorear cuando y donde está sucediendo pesca comercial en todo el mundo. Los ciudadanos pueden utilizar la herramienta para ver por sí mismos si sus pesquerías se gestionan con eficacia.

Proveedores de marisco también podrían mantener control sobre los barcos que compran pescado. Medios de comunicación y público pueden actuar como organismos de control para mejorar la gestión sostenible de la pesca mundial. Y, obviamente, los pescadores pueden demostrar que están obedeciendo la ley y haciendo su parte. La plataforma también servirá a los investigadores quienes tendrán acceso a un registro de varios años de toda actividad pesquera rastreable.

Esta aplicación, desarrollada con las organizaciones SkyTruth y Oceana, fue presentada en Sídney con motivo del Congreso Mundial de Parques, una reunión decenal de la Unión internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

"La combinación de la nube informática [almacenamiento de datos en servidores remotos] y de los megadatos permite concebir nuevos instrumentos para visualizar, comprender y, si se diera el caso, invertir los fenómenos" observados, explicó Brian Sullivan del programa Google Earth Outreach.

Esta aplicación Google, que solamente hace aparecer los barcos pesqueros, utiliza el SIA (Sistema de Identificación Automática) que indica la posición de los barcos que navegan en todo el mundo. Su prototipo puede integrar los datos de 3.000 embarcaciones, sobre una flota mundial de más de 1,3 millones de navíos comerciales.

Según la Comisión Océano Mundial, organismo independiente creado en febrero de 2013, la pesca ilegal representa cerca de una quinta parte del tonelaje mundial y cuesta $23.500 millones anuales.