Empresa busca consolidar cómo se ve y se siente sistema en varias plataformas

Por: Juan Fernando Lara 16 octubre, 2014

Google presentó ayer los tres últimos miembros de su familia de productos Nexus, que serán el escaparate de su nuevo sistema operativo: el Android 5.0, llamado Lollipop .

Así es como el teléfono Nexus 6 , la tableta Nexus 9 y la consola de juegos y televisión en línea Nexus Player representan un intento de la empresa por controlar la experiencia de Android; plataforma usada en el 80% de teléfonos y tabletas del mundo, indica la consultora IDC.

Apple y su sistema iOS acumulan cerca del 17%, según IDC.

En próximas semanas, Lollipop llegará a dispositivos como los teléfonos Nexus 4 y 5 y las tabletas Nexus 7 y 10, confirmó la empresa.

El Nexus 6 estará disponible en EE. UU. para preordenarlo a partir del 29 de octubre. La versión desbloqueada costará $649 en la tienda oficial de Google y es previsible, como con el Nexus 5, que amazon.com también lo distribuya.

La tableta Nexus 9 costará $399 el modelo de 16 gigabytes (GB), $479 el de 32 GB y $599 la versión de 32 GB con opción de insertarle un SIM para red telefónica. Los interesados podrán hacer pedidos a partir de este viernes, informó la compañía.

Desde el 2010, cuando se introdujo, la línea Nexus es la experiencia pura del Android al excluirse cambios estéticos y adiciones de software que otras marcas, como Samsung y Sony, incluyen en sus propios teléfonos y tabletas.

Con el Android 5.0, Google persigue unificar cómo se ve y se siente el sistema, de manera que el usuario perciba fluida y consistente la interfaz del sistema, sin importar el aparato en que esté corriendo.

“Lollipop está hecho para un mundo donde moverse a lo largo del día significa interactuar con un montón de pantallas diferentes entre teléfonos, tabletas y televisores”, dijo Sundar Pichai, vicepresidente de Android, el navegador Chrome y aplicaciones Google, en un mensaje oficial publicado en el blog de la compañía.

Cambio de apariencia. Por eso, las novedades obvias del Lollipop son mejoras visuales y cambios en la interfaz del usuario, en lo que Google denomina diseño material .

Esta se verá en nuevas animaciones más fluidas, un diseño más limpio, un menú de opciones renovado y nuevas formas de interacción con voz.

Fuera del cambio estético, Android 5.0 dará más control a desarrolladores de software de cómo se verán las notificaciones en el sistema. Google también asegura que archivos como fotografías, aplicaciones y búsquedas recientes podrán sincronizarse entre varios aparatos fluidamente.

Además, incluirá un nuevo modo de ahorro de energía que dará, asegura Google, hasta 90 minutos adicionales de funcionamiento al aparato antes de otra recarga.

Traerá un modo para múltiples cuentas de usuarios ligadas al mismo aparato y refuerza los protocolos de seguridad del dispositivo.

Por ejemplo, hay una protección especial que evita reajustar el dispositivo a partir del original de fábrica, para complicar a los ladrones el uso de aparatos robados.

Muchas de estas novedades ya las introdujeron otros fabricantes de teléfonos Android, pero Google busca, con Lollipop, abrirse un campo entre ellos.