Tecnología

Periodista cuenta cómo las consiguió y la forma en que las utiliza

Usuario de ‘Google glass’ narra vivencias con lentes inteligentes

Actualizado el 14 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Conduce con ellos, pues el aparato le lee al oído sus correos y le da las direcciones

Comunicador les augura rotundo éxito si Google los vende en el rango de los $300

Tecnología

Usuario de ‘Google glass’ narra vivencias con lentes inteligentes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Cómo se ve alguien uasndo el Google Glass? (Juan Fernando Lara S.)

El juguete posee un poder hipnótico capaz de crear una brusca ruptura, como cuando a mitad de los 80 la gente se paraba a ver a esos primeros humanos hablando solos en plena acera con un aparato sin cables adherido a sus orejas.

Nadie notó que Róbert Hernández se había puesto sus Google Glass . Costaron $1.635, pero él no los pagó. Luego volvemos a esto.

Él estaba en un seminario en el diario El Comercio (Quito), donde ofreció una charla hace un mes.

Había sacado de su mochila dos teléfonos, una computadora, una iPad y una batería, pero fue cuando habló con su dedo índice sobre la sien derecha que atrajo todas las miradas.

Ok Glass, repetía y repetía Hernández mientras ordenaba a sus anteojos tomar fotos, subirlas a Facebook o a Twitter.

Los curiosos lo fotografiaban y preguntaban si eran las gafas inteligentes de Google. Sí eran. Veinte minutos antes de su charla, La Nación secuestró a Hernández para indagar su experiencia con ellos. Rehén cooperador, los cedió un rato a este diario para probarlos.

El primer reflejo es cerrar el ojo izquierdo para enfocar con el otro la pantallita luminosa; como quien usa binoculares por primera vez.

Al decir ok glass, google restaurants at Quito , salen sugerencias. Ok glass, take a picture y un suave y blancuzco destello confirma la captura gráfica. Todo es en inglés.

Un listado de palabras es el menú y este se navega deslizando la yema sobre la patilla derecha donde se aloja la batería, un puerto USB, 12 gigabytes de espacio para almacenar y un vibrador para alertas.

El juguete posee un poder hipnótico capaz de crear una brusca ruptura, como cuando a mitad de los 80 la gente se paraba a ver a esos primeros humanos hablando solos en plena acera con un aparato sin cables adherido a sus orejas.

El tuit ganador. Para Hernández todo arrancó el 22 de febrero cuando envió un tuit a un concurso de Google, la empresa buscaba exploradores que desearan probarlos.

Periodista y profesor de la Escuela Annenberg de Comunicación y Periodismo (Universidad del Sur de California) , propuso buscar nuevas formas de contar historias. Google le dio el “sí” un mes luego.

“Recibí un mensaje directo, pero soy periodista y no creí nada. Resultó que sí gané, pero solo el privilegio de comprarlos”, recordó.

Su universidad accedió a financiarlos y unos meses luego fue por ellos a un local de Google en Venice Beach (Los Ángeles).

PUBLICIDAD

“Eso era como un spa para nerds . Tenían su cocina con chef, te ofrecían cocteles, bocadillos; es Google, es divertido y es otra realidad”, añadió el estadounidense.

En una sala del sitio, llena de variantes de los anteojos, Hernández se probó varios antes de elegir. Luego ingresó a otro cuarto, donde los suyos llegaron en una caja sellada.

“Soy usuario de Apple y como no quiero cambiar de teléfono, debí comprar un Nexus 4 de Google para sacar verdadero provecho al Glass porque con el iPhone casi no se conectaba”, anotó el explorador.

De hecho, confesó, el uso tampoco es amistoso como con Facebook o Twitter porque el aparato se concibió para Google + “que es una red social bonita que casi nadie usa y por eso Google es astuto al tratar de mover usuarios a ella con Glass”.

Hernández en Quito utilizando sus Google Glass.
ampliar
Hernández en Quito utilizando sus Google Glass.

"No utilizo cualquier producto. Uso Apple y Google; empero también los critico. Creo que estos Glass sí van a pegar, más si Google los vende en un rango de $300", afirmó.

El trato de Hernández con Google es explorar y, si es posible, sugerir cómo mejorarlos. Nada más. Eso sí, se prohíbe venderlos.

---¿Cómo los usas?

---Poco, me obligo a hacerlo. Pero los ando cuando voy conduciendo.

---¿Pero. y no es arriesgado?

---No, porque no soy loco. Tengo mal sentido de orientación y con ellos pido direcciones para ir a donde voy. De hecho, hasta me leen al oído correos mientras manejo.

Algunas personas miran a Hernández de reojo, pero, cuando juegan con ellos, “rápido captan el asunto y quieren usarlos más”.

“No utilizo cualquier producto. Uso Apple y Google; empero también los critico. Creo que estos Glass sí van a pegar, más si Google los vende en un rango de $300”, afirmó. Sus experiencias, dice, han sido positivas. Hace una semana, fue a la Universidad Effat (Arabia Saudita). Allí se los prestó a una estudiante y luego puso en Instagram la imagen de la joven usándolos.

Un hiyab (velo islámico), le cubre la cabeza y una enorme y blanca sonrisa el óvalo de su cara. Literalmente dijo “Oh mi Dios”, escribió Hernández en Instagram.

  • Comparta este artículo
Tecnología

Usuario de ‘Google glass’ narra vivencias con lentes inteligentes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Fernando Lara S.

jlara@nacion.com

Periodista

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, tarifas y telecomunicaciones.

Ver comentarios
Regresar a la nota