Según el observatorio europeo de tecnologías de la Información (EITO), dos terceras partes de las empresas europeas quieren invertir en la seguridad

 10 marzo, 2014
 Un hombre pasa al lado de un cartel anunciador de la feria informática CeBIT, que se celebra entre el 10 y el 14 de marzo.
Un hombre pasa al lado de un cartel anunciador de la feria informática CeBIT, que se celebra entre el 10 y el 14 de marzo.

La feria de tecnología CeBIT (Centrum der Büro-und Informationstechnik) arrancó esta semana con la mira puesta en el escándalo de espionaje estadounidense.

Los grupos de seguridad informática que estarán en ese salón en Hanóver, al norte de Alemania, hasta el próximo 14 de marzo esperan sacar partido de las revelaciones sobre las escuchas telefónicas de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense, lo que debe incitar a las empresas a mayores gastos para protegerse.

Oliver Rochford, analista del gabinete Gartner, considera que la polémica que generó en Europa las revelaciones de Edward Snowden, van a ofrecer oportunidades a las empresas que tienen productos disponibles para asegurar las comunicaciones.

Por ejemplo la empresa alemana Secusmart presentará, con la británica Vodafone, una aplicación que permite a una empresa asegurar la confidencialiad de todas sus comunicaciones telefónicas, incluso las de larga distancia.

No es la única que espera sacar partido del caso NSA: una sala entera del Cebit está dedicada a la seguridad informática, con no menos de 500 empresas presentes, sobre todo europeas y asiáticas.

“(El escándalo de las escuchas norteamericanas) mostró a los consumidores de todo el mundo la importancia de la protección de datos", explica Dieter Kempf, presidente de la federación alemana de high-tech Bitkom.

Sin embargo, que las sociedades informáticas europeas logren sacar provecho estará mediado por los presupuestos de las empresas, que suelen ser restringidos advierte Tom Reuner, analista de Ovum.

Etiquetado como: