Tecnología

Esta semana se celebra el Salón de los Inventos en Ginebra, Suiza

La creatividad anda en bicicleta

Actualizado el 19 de abril de 2012 a las 12:00 am

Se muestran unas 1.000 ideas ‘locas’ provenientes de 46 países

Bicicleta para usar de pie y diadema que quita el dolor, son algunos ejemplos

Tecnología

La creatividad anda en bicicleta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Las personas que se acercaron ayer al Salón de los Inventos en Ginebra, Suiza, debieron sospecharlo: un robot humanoide se encargó de cortar la cinta que dio por inaugurada esta feria, la cual exhibe 1.000 invenciones de 789 expositores de 46 países.

El Salón de los Inventos espera la visita de 6.000 personas a lo largo de cinco días.

“Hay muchos inventos divertidos y reconozco a personas de muchos países aquí”, dijo Christine Epiney, quien se acercó curiosa al lugar.

Creatividad por doquier. Una sombrilla que no requiere que la sostengan con las manos, una diadema que asegura reducir el dolor de cabeza y un paracaídas para los aviones, son algunas de las ideas que se observan en este ingenioso salón.

Así, por ejemplo, los españoles Francisco Cembrano y David Monteagudo propusieron un particular sistema para evitar el robo en comercios.

Al ingresar a la tienda, las personas son pesadas gracias a una báscula instalada en el suelo. Al salir, se vuelven a pesar.

“La máquina compara el peso de la persona al entrar y al salir del establecimiento. Si ha robado algo, el peso cambia y se activa una alarma, que puede ser sonora o silenciosa, y se descubre que ha habido un hurto” , explicó Cembrano.

Otros inventos tomaron en cuenta la salud del usuario. Este fue el caso de una bola de cristal que protege a la persona de las ondas electromagnéticas de las redes wifi u otros aparatos de la casa. “La bola tiene la característica de convertir las ondas wifi en ondas lineales no nocivas para el cuerpo humano”, explicó su inventor, Jacques Surbeck.

Según Surbeck, la bola posee una mezcla de óxidos de tierras raras que permiten “convertirlas en ondas no dañinas para el cuerpo humano, sin interferir en el funcionamiento de la red”.

¿Se imagina caminar como si lo hiciera sobre una máquina elíptica? José Antonio Gómez decidió sacar a la calle esta popular máquina de gimnasio y para ello, tomó una bicicleta a la que le quitó el asiento. De esta forma, la persona puede usarla estando de pie y así simular el movimiento que haría si utilizase una máquina de este tipo.

PUBLICIDAD

También existen inventos que son más sencillos, pero requirieron un esfuerzo de diseño, como un gancho que ayuda a atarse los cordones de los zapatos o un cepillo de cabello capaz de ir liberando un tratamiento capilar líquido mientras se usa.

Este año, algunos inventores hicieron un guiño al medio ambiente con sus ideas.

El francés Zlatko Djukic diseñó un carro de 160 kilos, el cual posee dos motores eléctricos que se recargan con la energía solar que obtienen de un panel colocado en el techo del vehículo.

Por su parte, investigadores taiwaneses de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Yunlin idearon una bicicleta que también incorpora un panel solar, el cual se ubica en la rueda trasera.

“El panel genera energía, pero también nosotros pedaleando podemos generar energía que se almacena en la batería –una pequeña caja situada debajo del sillín– y que después, al llegar a casa, se puede utilizar para recargar el teléfono celular o cualquier otro dispositivo” , explicaron los investigadores a la agencia de noticias Efe.

Si un robot humanoide se impuso en la inauguración, las expectativas ya están dadas sobre quién será el protagonista de la clausura este 22 de abril.

  • Comparta este artículo
Tecnología

La creatividad anda en bicicleta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista de Ambiente

Redactora en la sección Aldea Global. Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales. Recibió los premios Innovación para el Desarrollo Sostenible (2011) y Periodismo Agrícola y Desarrollo Rural (2012).

Ver comentarios
Regresar a la nota