Tecnología

La historia tras el reto para convertir la película 'Fantasía' en un videojuego del siglo XXI

Actualizado el 06 de noviembre de 2014 a las 07:04 pm

Tecnología

La historia tras el reto para convertir la película 'Fantasía' en un videojuego del siglo XXI

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El juego inspirado en "Fantasía" le permite dirigir y combinar instrumentos musicales (The New York Times)

CAMBRIDGE, Massachusetts

Con títulos como “Guitar Hero” y “Rock Band”, el estudio de videojuegos Harmonix ha tenido éxitos de grandes ventas. Sin embargo, fue pánico lo que David Battilana, el artista sénior del estudio, recuerda haber sentido en 2010, cuando Disney llegó buscando adaptar como juego musical, su película clásica de la animación, de 1940, “Fantasía”.

“Algunas de las mejores personas en la animación trabajaron en esa película”, dijo Battilana en el estudio, una tarde de octubre.

No sería una adaptación libre, como las versiones de los 1980 y 1990, olvidadas hace mucho. Disney quería capturar la esencia de la cinta explorando y celebrando música de algunos de los grandes compositores clásicos.

En octubre, Harmonix sacó su respuesta al reto: “Disney Fantasia: Music Evolved”, un juego de ritmo para el sistema Kinect de Microsoft, que permite al jugador usar las manos para dirigir canciones, siguiendo pies en la pantalla.

A diferencia de otros juegos de ritmo, que requieren precisión para dar las notas o seguir patrones, “Fantasia” está dirigida a gestos más amplios y generales. “Es la continuación del espíritu de 'Fantasía’ en un medio diferente”, dijo Battilana.

La “Fantasía” original es un largometraje animado, cuyo propósito es popularizar la música clásica. Presenta ocho cortos, en cada uno de los cuales se emparejan composiciones de Chaikovsky, Stravinski, Beethoven y otros con alucinantes representaciones visuales.

Si bien no hay una historia central en el juego nuevo, incluye 10 reinos con arte original y personalidades musicales. La banda sonora incluye 32 canciones en toda una gama de estilos, desde obras en la película (“Una noche en la árida montaña”, “La suite del Cascanueces”) hasta rock y pop clásicos (David Bowie, Queen, Elton John) y canciones de estrellas actuales (Bruno Mars, Lorde, los White Stripes).

Las versiones originales acompañadas por “remixes”, como la versión en ska de “Locked Out of Heaven” de Bruno Mars o una vibra caribeña para “Super Bass” de  Nicki Minaj.

Hay un sentido de progresión de un reino a otro. En los últimos niveles, los jugadores pueden personalizar canciones al agregar o quitar instrumentos (imaginen a Mozart con tambores) y crear música propia, la que se puede grabar y agregar a los “remixes” o compartir en YouTube.

Esa participación es un gesto de alusión a la “Fantasía” original. Walt Disney esperaba que la película se actualizara continuamente para infundir en el espectador una apreciación más profunda de la música al paso del tiempo.

Hace cuatro años, Chris Nicholls, el director de productos y desarrollo en Disney Interactive, empezó a hacer la campaña por un juego nuevo para cumplir con la visión de Disney.

“'Fantasia’ es una de las representaciones más viscerales de a lo que la gente se refiere comúnmente como 'magia de Disney’; la noción de que las cosas, y las personas, pueden cambiar para mejorar”, dijo Niholls. “Eso es lo que está en el centro de este juego”.

Nicholls se acercó a Harmonix hace cuatro años, delineó su concepto de un juego de movimiento controlado que pondría al jugador en los zapatos de Mickey Mouse “dirigiendo los cielos y el océano”, como lo hizo en la secuencia “El aprendiz de brujo” en la película.

“La mayoría de los juegos de música en ese entonces, simplemente te pedían seguirlo”, contó Nicholls. “Nosotros queríamos un juego que diera acción al jugador”.

Los juegos de ritmo tuvieron su punto máximo de popularidad en 2010, gracias, en gran medida, a Harmonix. Alex Rigopulos y Eran Egozy, graduados del Instituto Tecnológico de Massachusetts, fundaron la compañía  en 1995, y se les reconoce ampliamente haber introducido los juegos de ritmo en un mercado no asiático, con títulos como: “Guitar Hero”, “Rock Band”, “The Beatles: Rock Band” y “Dance Central”.

Sin embargo, para el 2012, el género había perdido impulso, cuando las tiendas estaban saturadas de imitaciones y productos derivados.

“Los juegos eran realmente asequibles y divertidos, y atraían a un público informal enorme”, comentó Michael Pachter, un analista del sector de los videojuegos en la firma de inversiones Wedbush Securities. “Pero ese público avanzó rápidamente a otras cosas”.

Mucho depende de este juego nuevo. Harmonix, que emplea a cerca de 105 desarrolladores, tiene su sede en Cambridge, en un espacio brillante y moderno, con carteles enmarcados de los Beatles en la pared.

Este año, la compañía hizo una importante restructuración, despidió a 37 empleados y remplazó al director general, Rigopulos, quien dejó el cargo para ser director creativo.

El nuevo director general, Steve Janiak, quien manejaba la unidad editorial de la compañía, dijo que la restructuración fue necesaria para el futuro financiero y creativo de la empresa.

“Harmonix no ha embarcado ningún juego desde hace algún tiempo”, dijo Janiak. “Nuestra concentración en la música hace que seamos únicos, y por eso les gustamos a muchas personas”.

Al crear “Fantasia”, la compañía aprovechó la experiencia musical de sus propios empleados, algunos de los cuales tienen el segundo empleo de músicos en bandas locales.

El estudio también contrató a la Orquesta Sinfónica de Londres para volver a grabar pistas clásicas, sección por sección, para permitir que los jugadores intercambien distintos “ejes” –  viento madera, percusiones, violines – y los remplacen con instrumentos de los “remixes”.

En un “remix” se presenta a la “Suite el Cascanueces” de Chaikovsky con un piano “honky tonk” y coros que armonizan; en otro, se mezcla “Noche en la árida montaña” de Músorgski con “Seven Nation Army” de The White Stripes.

Eric Brosius, el principal desarrollador musical del juego, quien toca la guitarra en dos bandas, dijo que tener músicos trabajando en el estudio le da “un aire de autenticidad”.

“Nuestros juegos están orientados a darles a los escuchas normales una visión de los detalles”, comentó Brosius. “Una pieza clásica puede ser tradicional, pero eso no significa que sea superior a una pieza pop o a una pista de hip hop”.

Al inicio del proyecto, Jonathan Mintz, el principal diseñador de “Fantasia”, encabezó una expedición a Burbank, California, para mirar los archivos de Disney. Ahí, dijo, encontró “viejos y polvosos folios llenos de documentos mimeografiados con notas del estenógrafo” de “Fantasia”, que incluían los cuadernos de Walt Disney.

“Este juego realmente responde a la pregunta de qué habría pasado si a 'Fantasia’ la hubieran actualizado como pretendía originalmente Walt”, notó Mintz. “Entre más juegas, más vivo se hace el mundo con elementos diferentes, tanto musicales como visuales”.

  • Comparta este artículo
Tecnología

La historia tras el reto para convertir la película 'Fantasía' en un videojuego del siglo XXI

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota