El ZenWatch apuesta más a su diseño elegante y ergonómico en un chasis de acero que a destrezas avanzadas para atraer miradas.

Por: Juan Fernando Lara 3 septiembre, 2014
El ZenWatch de Asus
El ZenWatch de Asus

Berlín.

Asus, el fabricante taiwanés que antes le hacía los aparatos a otras marcas, el que creó la suya y popularizó las computadoras baratas sin lector de CD; ahora quiere abrirse un campo en el creciente mercado de la relojería inteligente. Hoy lanzó en la IFA 2014 su primer máquina del tiempo: el ZenWatch.

El ZenWatch apuesta más a su diseño elegante y ergonómico vertido en un chasis de acero que a destrezas avanzadas para atraer miradas. Funciona con cualquier teléfono Android con sistema 4.3 en adelante pues corre la nueva plataforma de Google, la Android Wear.

La pantalla de 1.6 pulgadas de diagonal no es exactamente grande pero lo suficientemente alargada para ser distinta a cualquier otro reloj inteligente al ser, a prop[osito, un poco más larga. El monitor táctil posee una resolución de 320x320 píxeles.

La interfaz del usuario es simple y fácil de manejar y, si el usuario dice: "Ok Google", es posible darle algunos comandos a partir de un pequeño menú que aparece. Eso sí hay que ser muy preciso para que el aparato capte los deseos del propietario quien, lo descubrirá, debe casi "ladrar" las órdenes al ZenWatch.

En la muñeca, se siente cómodo y posee 4 Gigabytes de espacio para almacenar, un procesador Qualcomm 400 y 512 Megabytes de memoria RAM. No es quizás demasiado respecto a otros modelos en el mercado pero las necesidades del reloj son más modestas.

La compañía espera venderlo para esta próxima Navidad en un precio que, para Europa, rondará los 199 euros; unos $260 para el mercado norteamericano.