Por: Juan Fernando Lara 29 abril, 2014
Cada hora que un niño pasa frente a un televisor le resta siete minutos a su tiempo de sueño, según revela un nuevo estudio.
Cada hora que un niño pasa frente a un televisor le resta siete minutos a su tiempo de sueño, según revela un nuevo estudio.

San José

El Gobierno de Costa Rica firmó esta tarde el decreto ejecutivo que asigna la frecuencia requerida para que Canal 13 inicie sus pruebas y transmisiones en televisión digital; el futuro estándar de señal en la televisión costarricense que, a partir del 2017, sustituiría a la televisión analógica actual.

El decreto, suscrito en Casa Presidencial por la presidenta Laura Chinchilla, habilita a Canal 13 (parte del Sistema Nacional de Radio y Televisión, Sinart) para realizar transmisiones digitales que podrán recibirse en la frecuencia digital 13.1 a partir del 1 de mayo y los nuevos canales digitales (13.2 y 13.3) que estarían habilitados en unos meses, se anunció en la actividad.

La televisión digital supone una evolución en el consumo de contenido televisado por la cual mejorará la nitidez de la imagen en movimiento, el sonido y se abre la posibilidad de más programación en un mismo canal. El paso hacia la nueva tecnología supondrá de paso un cambio en la industria de la televisión local.

Además, conforme pruebas iniciales de Canal 13, zonas rurales del país que hoy reciben con dificultad la señal analógica, mejorarán la recepción con el cambio.

Con este permiso otorgado a Canal 13, se inicia un proceso para que otras televisoras también reciban la asignación de frecuencia con la cual también deberán hacer la experimentación necesaria para estar listas para el 15 de diciembre de 2017, fecha cuando se fijó el "apagón analógico" de la televisión actual al cual seguirá un "encendido digital" en el nuevo formato de transmisión.

Se supone que para esa fecha, todas las televisoras locales se habrán ya adaptado a la nueva tecnología de transmisión y los usuarios ya habrán adquirido el equipo necesario para recibir la señal digital, el cual consiste en un receptor y la antena adecuada.

Inicialmente, el cambio no supone la compra de nuevos televisores pero sí, al menos, de un convertidor (llamado Set top Box o STP) capaz de recibir y codificar la señal de televisión digital. Estos STP están diseñados para funcionar con cualquier televisor.

Las ondas de televisión digital cruzaron por primera vez el país el 19 de marzo de 2012, cuando el Sinart encendió los equipos que tiene instalados en el volcán Irazú y la señal en el estándar ISBD-Tb llegó hasta el auditorio de Casa Presidencial.