Tecnología

Así cambia Facebook la forma en la que sus usuarios consumen noticias

Actualizado el 09 de noviembre de 2014 a las 07:05 pm

Tecnología

Así cambia Facebook la forma en la que sus usuarios consumen noticias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Esta es parte del equipo qué decide qué ve y qué no ve usted cuando ingresa a Facebook. (The New York Times)

MENLO PARK, California

Muchas personas que lean este artículo, lo harán porque Greg Marra, de 26 años, un ingeniero en Facebook, calculó que es el tipo de cosa que podrían disfrutar.

El equipo de Marra diseñó el código que impulsa a las Noticias de Facebook, el flujo de actualizaciones, fotografías, videos y artículos que ven los usuarios.

También, se está volviendo, rápidamente, una de las personas más influyentes en el sector de las noticias.

Facebook tiene ahora una quinta parte del mundo –alrededor de 1.300 millones de personas– que inician una sesión por lo menos cada mes. Canaliza, como mínimo, 20 por ciento del tráfico a los sitios de noticias, según cifras de la empresa de análisis, SimpleReach. En aparatos móviles, la fuente de lectores de crecimiento más rápido, el porcentaje es todavía más elevado, dice SimpleReach, y sigue aumentando.

Cada vez más, la compañía de medios sociales se está siendo para el sector informativo lo que es Amazon para la publicación de libros: un gigante que proporciona acceso a cientos de millones de consumidores y ejerce un poder enorme.

Cerca de 30 por ciento de los adultos en Estados Unidos recibe las noticias en Facebook, según un estudio del Centro de Investigación Pew.

En resumen, las fortunas de un sitio de noticias pueden aumentar o caerse dependiendo de cómo les va en Noticias de Facebook.

Si bien otros servicios, como Twitter y Google News también pueden ejercer gran influencia, Facebook está a la delantera de un cambio fundamental en cómo la gente consume el periodismo.

La mayoría de los lectores llegan a él no mediante las ediciones impresas de los periódicos y las revistas, ni de sus páginas de inicio en la red, sino en los medios sociales y los motores de búsqueda impulsados por un algoritmo, una fórmula matemática que pronostica lo que podrían querer leer los usuarios.

Es un mundo de fragmentos, filtrados con un código y entregados por pedido. Para las agencias de noticias, dijo Cory Haik, una editora sénior de noticias digitales en The Washington Post, el cambio representa “la gran separación” del periodismo.

Tal como la industria de la música ha cambiado, en gran medida, de vender álbumes a canciones que se compran instantáneamente en línea, los editores llegan cada vez más a los lectores mediante notas individuales en lugar de ediciones completas de periódicos o revistas. La página de inicio de una publicación, dijo Edward Kim, un cofundador de SimpleReach, pronto será importante más como un anuncio de su marca que como destino de los lectores.

“La gente ya no escribirá WashingtonPost.com”, notó Haik. “Es búsqueda y social”. El cambio plantea preguntas sobre la capacidad de las computadoras para curar noticias, una función que tradicionalmente tenían los editores.

También tiene implicaciones más generales en la forma en la que la gente consume la información y, por tanto, cómo ve al mundo.

En una entrevista en las extensas oficinas centrales de Facebook en esta localidad, Marra dijo que no piensa demasiado en el impacto que él pueda tener en el periodismo.

“Tratamos, explícitamente, de vernos como no editores”, notó. “No queremos tener opiniones editoriales sobre el contenido que hay en tu flujo. Tú hiciste amigos, te conectaste a las páginas a las que quieres conectarte, y tú eres el que mejor decide sobre las cosas que te importan”.

En el trabajo de Facebook en las noticias de sus usuarios, dijo Marra, “estamos diciendo: 'Pensamos que de todas las cosas a las que te has conectado, esto es lo que te interesaría leer más’”.

Aproximadamente una vez por semana, su equipo de unas 16 personas y él ajustan el complejo código informático que decide qué mostrarle al usuario cuando inicia una sesión en Facebook.

El código se basa en “miles y miles” de mediciones, señaló Marra, incluidas qué aparato está utilizando el usuario, cuántos comentarios o me gusta ha recibido un artículo y cuánto tiempo dedican los usuarios a un artículo.

El objetivo es identificar lo que los usuarios disfrutan más y sus resultados varían en todo el mundo. En India, contó, la gente tiende a compartir lo que la compañía llama el ABCD: astrología, Bollywood, críquet y divinidad.

Si el algoritmo de Facebook le sonríe a un editor, la recompensa, en términos del tráfico, puede ser enorme. Si Marra y su equipo deciden que a los usuarios no les gustan ciertas cosas, como titulares señuelos para atraer al lector para que pulse y obtenga toda la información, puede significar la ruina.

Cuando Facebook hizo los cambios en su algoritmo en diciembre para enfatizar el contenido de más alta calidad, varios sitios virales que habían prosperado allí, incluidos Upworthy, Distractify y Elite Daily, experimentaron un gran descenso en su tráfico.

Ejecutivos de Facebook enmarcan la relación de la compañía con los editores como mutuamente benéfica: cuando ellos promueven sus contenidos en Facebook, sus usuarios cuentan con más material interesante que leer, y ellos obtienen mayor tráfico canalizado a sus sitios.

Numerosas publicaciones, incluido The New York Times, se han reunido con ejecutivos de Facebook para hablar sobre cómo mejorar la referencia del tráfico.

El incremento en el tráfico puede significar, potencialmente, que el editor puede aumentar sus índices de publicidad o convertir parte de esos lectores nuevos en suscriptores.

Las compañías de medios sociales como Facebook, Twitter y LinkedIn quieren que sus usuarios pasen más tiempo en sus servicios o hagan más cosas en ellos, un concepto conocido como participación, explicó Sean Munson, un profesor adjunto en la Universidad de Washington, quien estudia la intersección de la tecnología con el comportamiento.

Ejecutivos de Facebook dicen que entre más tiempo pasen los usuarios en su sitio, más factible será que haya un intercambio robusto de diversos puntos de vista e ideas que se comparten en línea.

Otros temen que los usuarios vayan a crear sus propias cámaras de eco y excluyan coberturas con las que no estén de acuerdo. “Y eso”, notó Munson, “es cuando tienes teorías de la conspiración”.

Ben Smith, el editor en jefe de BuzzFeed, un sitio de noticias y entretenimiento, dijo que su regla para escribir y reportear en una era fragmentada es simple: “nada de rellenos”.

Las agencias de noticias que todavía publican ediciones impresas, comentó, tienen espacios –huecos físicos en el papel o virtuales en la página de inicio– cuyo resultado es la publicación de artículos que no necesariamente son los más interesantes u oportunos, pero que se requieren para llenar el espacio.

Fue en parte para desalentar ese relleno de huecos que BuzzFeed no se centró en su página de inicio cuando empezó, explicó.

Kim de SimpleReach dijo que les dice a las compañías de medios ya establecidas que “es peligroso empezar a perseguir lo social. Terminas como todos los demás, y perderás tu diferenciación”.

La cuestión de las publicaciones más antiguas, que no son “nativas digitales”, como BuzzFeed, se tienen que preguntar: “¿Estás creando contenido por la forma en la que se consume el contenido en este entorno?”, expresó Kim.

Haik, la editora digital del Washington Post, dirige un equipo, a partir de este año, orientado a brindar versiones diferentes del periodismo de The Post para distintas personas, con base en la información sobre cómo llegaron a un artículo, qué aparato utilizan e, incluso, si es teléfono, en qué dirección lo sostienen.

“Preguntamos si hay un tipo diferente de narrativa, no solo una presentación ideal”, comentó. Por ejemplo, dijo, es probable que la gente que lee The Post en un teléfono móvil en el día quiera un tipo distinto de experiencia en la lectura que quienes tienen una conexión wifi en su casa en la noche.

The Post está dedicando tiempo y energía a esos esfuerzos, notó Haik, porque “al final de cuentas, se trata de sostener nuestro negocio o hacer crecer nuestro público”.

Más de la mitad de sus lectores en aparatos móviles, dijo, son milénicos que consumen noticias digitalmente y, en gran medida, mediante sitios de medios sociales, como Facebook.

Marra, el ingeniero de Facebook, concuerda en que sería ideal un editor humano para cada individuo. “Pero no es realista hacer eso a la escala para cada persona en el planeta”, notó, “así es que creo que siempre tendremos estos sistemas híbridos, como Noticias, que ayudan a encontrar las cosas que te importan”. Simplemente, señaló, es “un periódico personalizado”.

  • Comparta este artículo
Tecnología

Así cambia Facebook la forma en la que sus usuarios consumen noticias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota