Tecnología

Comunicado de prensa de organización

Wikileaks acusa a Google de entregarle a Washington contenido de correos de sus periodistas

Actualizado el 26 de enero de 2015 a las 09:00 am

Google guardó silencio por tres años de entrega de toda la información lo cual, afirma Wikileaks, es un terrible precedente para el periodismo mundial

Tecnología

Wikileaks acusa a Google de entregarle a Washington contenido de correos de sus periodistas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El cantante del grupo musical Calle 13, René Pérez Joglar, conocido como Residente, (izq.) junto a Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres el 12 de junio del 2013. (AP)

San José

La organización Wikileaks acusó ayer a Google de haber cometido "serias violaciones a la privacidad y derechos periodísticos", de tres de sus periodistas por haberle entregado al Gobierno de EE. UU. el contenido de sus cuentas de correo electrónico y guardar silencio al respecto al menos tres años.

Wikileaks afirma que Sarah Harrison, su editora de investigaciones, el editor Joseph Farrell y el periodista y vocero, Kristinn Hrafnsson, han recibido notificaciones de Google donde consta que esa empresa entregó todos sus correos electrónicos y metadatos al Gobierno de Estados Unidos bajo el argumento de una supuesta "conspiración" y "espionaje", cargos que podrían acarraerles hasta 45 años de prisión.

Wikileaks argumenta que el Gobierno de Estados Unidos está reclamando jurisdicción universal para aplicar su Ley de Espionaje, su estatuto Conspiración general y su Ley de Fraude y Abuso con periodistas y editores; "un precedente horrible para la libertad de prensa en todo el mundo" cita un comunicado de la organización difundido hoy.

Wikileaks también argumenta que, una vez alegada una infracción en relación con un periodista o su fuente, todos los medios de comunicación (por la naturaleza de su flujo de trabajo), pueden ser blanco por supuesta "conspiración". Julian Assange, editor en Jefe de Wikileaks, expresó en el comunicado que: "WikiLeaks ha sufrido todo lo que el gobierno de Obama ha lanzado contra nosotros y vamos soportar estas últimas también".

Aunque Google afirma que debió permanecer bajo secreto sumario por imposición del Gobierno de Estados Unidos, Wikileaks acusa a esa compañía por no rebelarse contra la mordaza impuesta. De acuerdo con el portal, los periodistas solo fueron informados por Google de que había entregado su información el 23 de diciembre de 2014.

Por lo tanto, WikiLeaks acusa a Google de no haber puesto ningún reparo a la orden de entrega y haber cooperado más dócilmente de lo que debería una empresa de comunicaciones que se supone está comprometida a velar por la confidencialidad de sus clientes.

La información entregada al Gobierno de Estados Unidos incluyó todos los contenidos de correo electrónico, metadatos, contactos, borradores de correos electrónicos, correos electrónicos eliminados y direcciones IP conectadas a las cuentas. Google, recalca Wikileaks, incluso redactó las órdenes de registro de las cuentas antes de enviarlas al personal de WikiLeaks.

El director del equipo legal de Assange, el exjuez español Baltasar Garzón, mostrará hoy las tres órdenes judiciales contra los periodistas de WikiLeaks en una rueda de prensa en Ginebra el 26 de enero. La actividad se realizará después de que el Estado sueco responda a un informe realizado por Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en ese país.

Al revisar el caso de Suecia, la ONU (que hace informes periódicos de todos los países miembros) reparó en varias quejas de organizaciones internacionales centradas en el trato que ha recibido Assange. El líder de Wikileaks fue detenido en Londres el 7 de diciembre del 2010 a pedido de Suecia, que le reclama para interrogarle por presuntos delitos sexuales que él niega y los cuales, formalmente, siguen sin ser denunciados. 

Luego de perder en Reino Unido su batalla legal contra la extradición, el australiano, que durante el proceso estuvo bajo arresto domiciliario en Inglaterra, se escondió en junio del 2012 en la embajada de Ecuador donde se le concedió asilo político y aún permanece pues las autoridades londinenses vigilan la embajada las 24 horas y le han negado un salvoconducto diplomático.

El informático de 43 años cree que si es entregado a Suecia, este país podría extraditarle a Estados Unidos, donde teme que no tendría un juicio justo y afrontaría la pena de muerte. Estados Unidos investiga a WikiLeaks desde que en el 2010 reveló vídeos de abusos de las tropas estadounidenses en Afganistán e Irak, así como miles de cables diplomáticos que pusieron en evidencia prácticas cuestionables del Gobierno de ese y otros países del mundo.

Tras más de cuatro años de encierro, el caso de Assange podría tomar un giro en el futuro después de que el 18 de julio de 2014 se enmendase en el Reino Unido la ley de extradición, de modo que ahora no se podrá extraditar a personas que no hayan sido acusadas formalmente de cargos: exactamente su caso.

  • Comparta este artículo
Tecnología

Wikileaks acusa a Google de entregarle a Washington contenido de correos de sus periodistas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Fernando Lara S.

jlara@nacion.com

Periodista

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, tarifas y telecomunicaciones.

Ver comentarios
Regresar a la nota