Tecnología

Hallazgo de estudio basado en consulta a más de 1.600 personas

Obsesionarse por conseguir 'likes' está arruinando su vida

Actualizado el 13 de marzo de 2015 a las 10:38 am

58% de consultados afirmaron que publicar "la foto perfecta" ha evitado que disfruten experiencias en la vida real e incluso llevarlos a comportarse en forma inmoral u osada

Tecnología

Obsesionarse por conseguir 'likes' está arruinando su vida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Un selfie-stick en acción la semana anterior en París, Francia. (AFP.)

San José.

Las redes sociales pueden arruinar las vidas de las personas y cada vez hay más evidencia. Un nuevo estudio de los autores Joseph Grenny y David Maxfield, co-autores de bestsellers sobre comunicación interpersonal y comportamiento humano, revela que cada vez más de nosotros perdemos conexión con nuestras vidas con tal de conseguir "likes" y alabanzas en redes sociales. Nos estamos volviendo, en cierta forma, en cazadores de trofeos; señala el estudio.

Conforme un estudio en línea que consideró una muestra de 1.622 personas, 58% afirmaron que publicar "la foto perfecta" ha evitado que disfruten experiencias en la vida real e incluso llevarlos a comportarse en forma inmoral u osada. Uno de cuatro consultados incluso ha permitido que sus teléfonos los distraigan en momentos íntimos.

En última instancia, el análisis afirma que el afán de aprobación en redes sociales, más allá de una distracción, está dictando cómo vivir. Si tiene sus dudas, ponga atención a estos hallazgos de la consulta y cuánto revelan sobre usted:

  • Casi 3 de 4 personas admiten haber sido groseros o desconectarse de otros por estar más concentrados en su teléfono que en la persona frente a ellos.
  • 91% ha visto a turistas perderse el disfrute del momento por tratar de capturarlo en alguna red social. Muchos admitieron que ellos mismo lo han hecho. 
  • 79% han visto a padres de familia socavar su propia experiencia en la vida de un niño por empeñarse en conseguir el "post perfecto". 
  • 14% han puesto en riesgo su seguridad por lograr un buen posteo.
  • Otro 14% confirmaron haber perdido el disfrute (o aumentado la culpa) por causa de las redes sociales.
Algunas de las razones incluyen poca inversión de tiempo o estar realmente presentes con sus seres queridos. "Mientras trataba de capturar y postear  una presentación de baile de mi hija, me la perdí por completo. Ella me pregunto: ¿me viste?  y en realidad no fue así. Fue horrible", señaló una de las participantes.
Otra prueba de cómo las redes sociales son peligrosas es la conducción vehicular temeraria, momentos vergonzosos tomándose un selfie o publicar algo de lo cual luego se arrepienten. 
"Nuestro principal hallazgo es que disfrutamos menos los momentos de la vida cuando nos concentramos en capturarlos en vez de experimentarlos. Los likes son una forma sin esfuerzo de crear un sentimiento falso de bienestar social que requiere más esfuerzo para lograrse en la vida real. El estudio es una advertencia de cómo algunos empiezan a valorar más el placer virtual de recibir likes en vez de felicidad auténtica", afirmó Joseph Grenny, co-autor del estudio.
David Maxfield agregó que: "si nuestra atención está sobre una audiencia invisible en vez del momento actual, estamos desconectados. Nuestros accesorios electrónicos están empezando a controlar nuestra atención y motivaciones en formas de las que siquiera somos conscientes".
PUBLICIDAD

Entre las sugerencias de los autores para lidiar con la adicción a la redes sociales, citan por ejemplo:

  • Mírese detenidamente: antes de pubilcar algo, considere el punto de vista externo de otra persona. Publicar algo inapropiado o riesgoso al calor del momento puede ocurrir si no hay suficiente reflexión; si tiene sus dudas mejor pregunte.
  • Limite sus emisiones. Lleve un conteo y limite sus emisiones de mensajes. Más de un mensaje al día podría ser señal de un problema, afirman los autores del análisis. 
  • Tome vacaciones de su teléfono. Oblíguese a pasar un día sin celular. Si siente ansiedad, va por buen camino. Una vez que supere la incomodidad inicial, aprenderá lo que es estar presente y en conexión con su entorno inmediato en condiciones propicias, aseguran los investigadores, para un disfrute genuino de lo que ocurre en su vida.   
  • Comparta este artículo
Tecnología

Obsesionarse por conseguir 'likes' está arruinando su vida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Fernando Lara S.

jlara@nacion.com

Periodista

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, tarifas y telecomunicaciones.

Ver comentarios
Regresar a la nota