Tecnología

Smartphone costará $199,99 en EE. UU. dentro de un plan de dos años

Llega el Moto X, el teléfono ‘adivino’ de sus deseos

Actualizado el 02 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Alertas discretas, comandos de voz y activación por gestos entre las ‘novedades’

Diseño de aparato de gama media se puede personalizar antes de recibirlo

Tecnología

Llega el Moto X, el teléfono ‘adivino’ de sus deseos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El Moto X ayer en Nueva York. Con la compra, el cliente recibe 50 GB de espacio gratuito por dos años en Google Drive. No trae la última versión del sistema operativo Android, la 4.3. En su lugar, incluye la 4.2.2 Jelly Bean. | EFE.

Motorola, propiedad de Google, presentó ayer el “Moto X”, su primer smartphone desde esa compra hace dos años. Vuelve al ruedo con un aparato cuyos sensores adivinan qué desea su dueño. El usuario, no Google.

El aparato de la empresa que hace años era gigante en el mercado de telefonía móvil, vuelve a un “ecosistema” dominado por depredadores de gama alta como el iPhone 5 de Apple, el Galaxy 4 de Samsung o el Nexus 4 de Google.

Sumadas sus características, es un teléfono de rango medio que costará en EE. UU. $199,99, por dos años de contrato y también empezará a distribuirse entre agosto y setiembre en Latinoamérica.

No es un monstruo que escupa fuego capaz de devorar a sus rivales por su hardware o software. Es un instrumento compacto, ágil y con algunos trucos para recibir mandatos dirigido a usuarios regulares de teléfonos.

Algunas de sus destrezas también las tienen otros celulares.

Por ejemplo, cuando la persona le dice “Ok Google”, el aparato se activa para responder preguntas como dónde se encuentra uno, el clima, los marcadores deportivos, recordatorios de tareas, puede iniciar llamadas, enviar textos y correos como lo haría Siri en un iPhone. En el Moto X todo ocurre a pura voz, nada de tocar botones.

La cámara se activa con un movimiento de muñeca. El usuario tampoco deberá apretar un botón para capturar la imagen pues toda la pantalla es el botón. Solo se toca.

Como en cualquier smartphone a cada minuto se consulta la hora o las notificaciones; hay que encender y apagar la pantalla siempre.

Intentando solucionar esta molestia, el Moto X solo iluminará parte de la pantalla a intervalos, mostrando la hora y las notificaciones que el usuario podrá configurar.

Muchos colores. Para estimular ventas, los clientes podrán personalizar la apariencia del teléfono eligiendo los colores del dorso y el borde, podrán grabar inscripciones y hasta enviar una imagen para que el fondo en el menú principal refleje el gusto de la persona antes de recibir su dispositivo.

Otra de las características relevante es que si se olvida en casa o en el trabajo, el celular se puede enlazar automáticamente a su navegador Chrome y el usuario podrá ver quién lo llama y responder mensajes de texto, entre otras opciones.

PUBLICIDAD

Otras habilidades del Moto X incluyen el intercambio de información entre el smartphone y otro con una aplicación. El material transferible va desde fotos hasta el historial de los mensajes.

A nivel de hardware, las especificaciones son parecidas a otros equipos en el mercado.

Pantalla de 4,7 pulgadas con resolución de 720 p, procesador dual-coreQualcomm Snapdragon S4 Pro de 1,7GHz, 2GB de memoria RAM, almacenamiento interno de 16 o 32 Gigabytes, cámara frontal de dos megapíxeles (MP) y trasera de 10 MP y graba video en alta resolución en 1080p.

Mide 129 milímetros de alto y 65 de ancho y su espalda describe una suave curva para sujetarlo mejor en la mano.

  • Comparta este artículo
Tecnología

Llega el Moto X, el teléfono ‘adivino’ de sus deseos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Fernando Lara S.

jlara@nacion.com

Periodista

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, tarifas y telecomunicaciones.

Ver comentarios
Regresar a la nota