Comerciantes de la zona piden a visitantes "que no se llenen de miedo"

Por: Hugo Solano, Kattia Bermúdez 15 abril
Las condiciones de nubosidad en la cima impiden ver la altura de la pluma y el impacto de las erupciones del volcán Poás.
Las condiciones de nubosidad en la cima impiden ver la altura de la pluma y el impacto de las erupciones del volcán Poás.

Entre la noche del viernes y la madrugada de este sábado, el volcán Poás ha registrado al menos unas 13 erupciones, aunque más pequeñas que las ocurridas entre jueves y viernes pasado.

El más reciente informe de la Red Sismológica Nacional (RSN) señala que la erupción más grande de las registradas anoche ocurrió a las 22:38 p. m., sin mayor afectación.

El Observatorio Vulcanológico y Sismológico Nacional (Ovsicori) informó de que a las 7:10 de esta mañana hubo otra erupción, pero sin reportes de caída de ceniza o algún olor a azufre, excepto e n Cajón de Grecia, donde sí se percibe de manera leve.

La RSN reporta que se mantiene un nivel de actividad sísmica moderado a alto con tremor de amplitud variable, pero que las condiciones de nubosidad en la cima impiden ver la altura de la pluma y el impacto de las erupciones.

Redy Conejo, administrador del Parque Nacional, reiteró que las instalaciones continúan cerradas para el público.

"Nos mantenemos preventivos. No abriremos hasta que podamos asegurar que no hay peligro", aseguró. 
El acceso al volcán Poás continúa cerrado este sábado 15 de abril luego de las erupciones ocurridas durante la Semana Santa.
El acceso al volcán Poás continúa cerrado este sábado 15 de abril luego de las erupciones ocurridas durante la Semana Santa.

A partir de Poasito solo hay paso para los finqueros que viven en las faldas del volcán y personal científico. Desde ahí se puede observar el paisaje porque está despejado, pero no se puede apreciar la cima debido a la nubosidad.

El retén en esta zona se ha mantenido desde la mañana del jueves, después de la erupción freática que hizo el volcán la noche del miércoles, cuando lanzó gases, ceniza y demás material, que además provocaron una cabeza de agua en el río Toro Amarillo.

Desde el jueves, la Comisión Nacional de Emergencia emitió una alerta verde para siete cantones, que aún se mantiene para Poás, Valverde Vega, Alajuela, Zarcero, Grecia, San Carlos y Río Cuarto.

Comerciantes de la zona piden a turistas que no se llenen de miedo

A partir del retén de Poasito, el paso es normal para los viajeros que regresan a la capital después de pasar vacaciones en zonas como Sarapiquí o San Carlos.

La Fuerza Pública instaló puestos de control en la carretera de acceso al parque nacional Volcán Poás.
La Fuerza Pública instaló puestos de control en la carretera de acceso al parque nacional Volcán Poás.

A pesar de esa relativa calma, los más preocupados por la situación son los comerciantes, que han visto mermar sus ingresos debido a la baja en la afluencia turística por el lugar por el cierre del Parque.

"Que la gente no se llene de miedo, como hicieron con el Turrialba", manifestó Mayela Céspedes Sánchez, propietaria de Comidas Típicas Doña Mayela.

Mayela Céspedes, una de las vecinas del volcán Poás.
Mayela Céspedes, una de las vecinas del volcán Poás.

De enero a mayo son los meses de mejor venta para estos restaurantes porque a partir de junio las lluvias alejan a los visitantes.

Los vendedores intentan aprovechar los días santos pese al cierre del parque nacional Volcán Poás.
Los vendedores intentan aprovechar los días santos pese al cierre del parque nacional Volcán Poás.
El comercio procura continuar su actividad en medio de la emergencia.
El comercio procura continuar su actividad en medio de la emergencia.
En las fincas los pastos siguen verdes

Por ahora los finqueros están tranquilos, pero saben que si el volcán lanza más ceniza podría perjudicarlos.

María del Carmen Herrera tiene una finca en las faldas del volcán. Esta mañana, antes de pasar el retén en Poasito, contó a La Nación que en su zona hay nueve finqueros con ganado lechero. Por ahora consideran normal la situación porque de manera regular el volcán lanza gases y olor a azufre.

Sin embargo, dijo que por ahora los pastos están verdes y el ganado no se ha visto afectado. Con ella trabajan nueve personas más. Personal de Senasa los visitó este viernes para hacer una inspección y compartir medidas preventivas. Les pidió estar muy atentos a la evolución del coloso.

"Si sigue echando ceniza sí sería preocupante. De momento estamos bien", dijo la finquera.

Etiquetado como: