Hombre de 39 años, tiene menos de un mes de trabajar para la empresa Meco

Por: Hugo Solano 17 junio, 2015
Una pidera cayó sobre una vagoneta durante los derrumbes en la ruta 32 la mañana de este miércoles.
Una pidera cayó sobre una vagoneta durante los derrumbes en la ruta 32 la mañana de este miércoles.

El conductor de una vagoneta, que viajaba la mañana de este miércoles en sentido San José - Guápiles, sobrevivió de milagro a un accidente fortuito cuando una piedra se desprendió del talud y cayó sobre el techo de la cabina.

La roca destrozó la cabina y quebró el parabrisas delantero de la vagoneta marca Mack, propiedad de la empresa constructora Meco.

El conductor, identificado como Jefrey Quesada Vargas, de 39 años, se salvó de milagro ya que la piedra aplastó la carrocería en el centro y no al lado del volante.

Quesada viajaba de un centro de producción de agregados que tiene la empresa en La Marina de Guápiles hacia la planta de asfalto de Meco en La Uruca.

El accidente fue en la mañana cerca del kilómetro 35 de la ruta entre Limón y San José, la cual fue cerrada por cinco horas debido a que las lluvias provocaron deslizamientos.

Los conductores que pasaban por el sitio, se mostraron sorprendidos por la forma en que la roca destruyó la cabina y el parabrisas de la vagoneta.
Los conductores que pasaban por el sitio, se mostraron sorprendidos por la forma en que la roca destruyó la cabina y el parabrisas de la vagoneta.

El conductor es vecino de Tacares de Grecia y es padre de cuatro hijos.

Sus labores con la empresa comenzaron el 15 de mayo pasado, por lo que el accidente lo sorprendió a menos de un mes de trabajar para Meco.

En declaraciones a Noticias Repretel, el conductor dijo este mediodía que no sufrió ni un rasguño y que considera un milagro lo ocurrido.

La empresa Meco informó que, por ser un accidente de la naturaleza, ellos asumen la reparación de la vagoneta y también dijeron que cuentan con los seguros y pólizas para este tipo de accidentes.

En el 2007 el oficial de Tránsito Luis Fernando Berríos, de 42 años, murió a pocos kilómetros de donde ocurrió el accidente esta mañana luego de ser golpeado por una roca.

Un año después otra piedra llevó luto a una familia cuando un conductor de un carro liviano fue aplastado por una piedra.