Por: Carlos Arguedas C. 16 junio, 2013
 El Tribunal de Alajuela dictó la absolutoria en el 2012. | LUIS NAVARRO
El Tribunal de Alajuela dictó la absolutoria en el 2012. | LUIS NAVARRO

El Tribunal de Apelación de Sentencia de San Ramón ordenó un nuevo juicio en una pugna familiar por los bienes del ganadero Tomás Batalla Esquivel.

La resolución la adoptaron el pasado 5 de junio los jueces David Fallas Redondo, Jorge Steve Fernández Rodríguez y María Gabriela Rodríguez Morales.

Este tribunal consideró que un fallo del 30 de octubre del 2012 del Tribunal de Juicio de Alajuela, en que absolvió a Batalla, de 89 años, y su hijo Enrique Eduardo Batalla Navarro de los delitos de administración fraudulenta y fraude de simulación, no está debidamente fundamentado pues no se abordaron elementos aportados al juicio.

En dicha sentencia también se había condenado a los demandantes Michelle y Tomás Batalla Navarro a pagar ¢22 millones por las costas procesales a favor de su padre. Este aspecto también quedó anulado, dictaminó el Tribunal de Apelaciones de San Ramón.

Michelle y Tomás Batalla Navarro, en una nota que enviaron a La Nación, dijeron que el fallo de los jueces de San Ramón “viene a corregir un error judicial de graves consecuencias” y que en el nuevo juicio se debe aceptar toda la prueba ofrecida que no fue aceptada en el debate de primera instancia.

Este proceso tiene su origen en el año 2005, cuando Batalla Esquivel distribuyó los bienes, lo cual generó un conflicto entre los hijos.

El valor de las propiedades en pugna superan los $30 millones y están ubicadas en las provincias de Alajuela y Guanacaste.