Homicidio ocurrido en el 2014 generó un intenso operativo del sujeto en fuga hasta que fue capturado al día siguiente

Por: Hugo Solano 4 diciembre, 2015

El Tribunal Penal de Quepos condenó a 95 años de prisión a Javier Antonio Watson Smith, tras considerarlo el responsable de asesinar a sangre fría al policía Marcos Berrocal Madriz, de 52 años, y herir a otros tres oficiales el dos de julio del 2014 en El Tigre de Parrita.

Además del homicidio calificado a Watson, de 22 años, se le condenó por disparar contra Adelino Núñez, Adolfo Sánchez y Andrés Uva, oficiales que también llegaron a buscarlo la tarde de aquel miércoles por un robo agravado y por haber disparado contra otra persona en ese mismo sector del Pacífico central.

La Policía Judicial publicó en aquella ocasión el retrato del homicida, para que la ciudadanía ayudara a capturarlo.
La Policía Judicial publicó en aquella ocasión el retrato del homicida, para que la ciudadanía ayudara a capturarlo.

La peligrosidad de ese individuo era tal que una familia de Limón había ofrecido en redes sociales una recompensa de $5.000 a las personas que dieran datos sobre el paradero de Watson, ya que le relacionaban con el homicidio del guarda de seguridad privado Jermaine Josué Barrientos Vargas, de 28 años, a quien despojaron del arma que portaba.

La sentencia contra Watson fue el 2 de noviembre, pero fue dada a conocer este viernes por el departamento de prensa del Poder Judicial, una vez que quedó en firme y fue notificada.

Por el homicidio se le dictaron 35 años de prisión, más 20 para cada tentativa de homicidio. Por el delito de portación ilegal de arma se le añaden seis meses, para un total de 95 años y medio de prisión.

La pena máxima en nuestro país es de 50 años de cárcel, por lo que Watson envejecerá en prisión, pero solo descontará el máximo que dispone la ley.

El Tribunal estuvo integrado por los jueces Johanna Bogantes, Maureen Víquez y Rafael Angel Víctor García.