Por: Carlos Arguedas C. 30 diciembre, 2012
 El 2 de noviembre hubo un flujo de lodo en el Turrialba. | RSN
El 2 de noviembre hubo un flujo de lodo en el Turrialba. | RSN

Los volcanes Rincón de la Vieja, Turrialba y Poás mantienen una fuerte gasificación, constante sismicidad y elevadas temperaturas.

Raúl Mora Amador, vulcanólogo de la Red Sismológica Nacional (RSN), dijo que ello ha sido la constante de los tres colosos y por esa razón son vigilados de manera constante.

Señaló, por ejemplo, que el Turrialba presenta períodos de muchos sismos y luego se estabiliza. Afirmó que el lanzamiento de gases es constante y se puede observar desde diversos sitios del Valle Central.

Mora agregó que el pasado 2 de noviembre detectaron un flujo de lodo caliente en la pared interna del cráter, una muestra de que tiene una intensa actividad hidrotermal.

Respecto al Poás, dijo que el lago ácido sigue el lento proceso de secado, con una actividad sísmica constante.

Sobre el Rincón de la Vieja, indicó que se observaron erupciones freáticas y un aumento en la temperatura de su lago. Asimismo, el experto dijo que la actividad sísmica en ocasiones es agitada, especialmente luego del terremoto de Sámara del 5 de setiembre.

Por el contrario, los volcanes Arenal e Irazú se muestran muy estables con muy poca actividad en los últimos meses.

Etiquetado como: