El coloso sigue muy activo y este miércoles hizo una nueva exhalación de gases y vapor de agua

Por: Hugo Solano 8 abril, 2015

El tiempo nublado en Turrialba y alrededores impidió este miércoles a los científicos determinar si ha habido cambios en el cráter activo del volcán, así como la posible acumulación de material en los cauces de los ríos que se originan en esta zona cartaginesa.

Así lo confirmó el vulcanólogo Javier Pacheco, del Observatorio Sismológico y Vulcanológico de Costa Rica (Ovsicori), quien además indicó que la tarde de este miércoles, a eso de las 3:25 p. m., se registró una exhalación de gases, vapor de agua y una cantidad pequeña de ceniza.

Según Pacheco, las exhalaciones como la de esta tarde son comunes y se producen al menos dos por día, como parte de la actividad normal del coloso.

Añadió que los trémores o sismos pequeños en la zona son escasos, por lo que las explosiones internas se producen cuando menos se espera.

La idea del sobrevuelo es determinar si hubo cambios en el cráter a raíz de la erupción registrada la madrugada del martes. Ese día las cenizas recorrieron unos 93 kilómetros y llegaron hasta Ciudad Quesada.

Así lucía a las 3:51 p. m. de este miércoles el volcán, según la cámara fija del Ovsicori. En la mañana estuvo nublado y no se pudo realizar mediciones en un sobrevuelo organizado por la CNE.
Así lucía a las 3:51 p. m. de este miércoles el volcán, según la cámara fija del Ovsicori. En la mañana estuvo nublado y no se pudo realizar mediciones en un sobrevuelo organizado por la CNE.

"El volcán sigue muy activo y se espera que siga así por un buen tiempo", afirmó.

Llegada rápida. En cuanto al sobrevuelo de este miércoles, Pacheco explicó que los científicos llevan cámaras de medición muy sensibles, cuyos valores se alteran si hay nubes o humedad en el ambiente, por lo que no se pueden usar si no está despejado.

El uso de aeronaves permite a los científicos llegar más rápido a la zona, tener una visión completa del cráter y evitar el riesgo de ser sorprendidos por alguna erupción fuerte.

La CNE recordó a la población mantener la calma, ya que la mayor afectación se experimenta en el círculo de dos kilómetros alrededor del cráter.

La restricción de acceso a esa área se mantiene pues existe una mayor exposición a la lluvia ácida, gases, ceniza y hasta caída ocasional de piedras.

La CNE mantiene una alerta preventiva (amarilla) para los cantones de Alvarado y Turrialba.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes y las municipalidades continúan con la rehabilitación de caminos que pueden servir como rutas de evacuación en caso necesario, informó la CNE.