Agresor disparó seis veces cuando víctima estaba frente a casa del menor

Por: Carlos Arguedas C. 13 marzo, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 3

Un niño de tres años resultó herido de bala en el pie de derecho, y una esquirla le rozó la cabeza cuando un individuo mató a su padre que lo cargaba en brazos.

El hecho se produjo ayer al mediodía en el lugar conocido como El Hueco, en Granadilla Norte de Curridabat.

El móvil del crimen fue, al parecer, una disputa que tenía la víctima con varios individuos de una barriada cercana, según las primeras pesquisas realizadas por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y de la Fuerza Pública.

El fallecido es un individuo de apellido Vargas, de 28 años, quien en ocasiones anteriores había sido detenido por robo agravado, tenencia de droga e irrespeto a la autoridad, entre otros delitos, confirmó la Policía Judicial.

Hecho. Alexánder Hidalgo, un vecino de El Hueco, dijo que la pugna de Vargas con los otros sujetos comenzó el lunes en la noche por razones que dijo ignorar.

En esa ocasión, los individuos se enfrentaron con palos y piedras. La bronca terminó con presuntas amenazas de muerte.

Al mediodía de ayer, afirmaron vecinos de El Hueco que solicitaron que sus nombres no se publicaran por seguridad, Vargas se encontraba con su hijo de tres años en la carretera principal de Granadilla cuando llegó un automóvil del cual bajó un individuo.

Vargas, según relataron testigos, salió de inmediato corriendo con el niño en brazos por un callejón. El sujeto lo persiguió y, cuando Vargas llegó hasta la casa de la madre del niño, le disparó , al menos, seis veces.

La víctima recibió cuatro impactos de bala, dijo el socorrista Geovanny Fernández, de la Cruz Roja de Curridabat. Vargas fue trasladado al Hospital Calderón Guardia, donde falleció debido a un paro cardiorrespiratorio.

Estable. En tanto, el niño de tres años fue llevado por particulares al Ebáis de Granadilla, y luego una ambulancia de la Cruz Roja lo trasladó al Hospital Nacional de Niños. El director interino de ese centro médico, Orlando Urroz, señaló que el niño permanecía estable en la sala de Emergencias.

“Está asustado con la situación de violencia, con una herida de bala, con orificio de entrada y salida, en el pie derecho y una excoriación por esquirla de bala en el cuero cabelludo que, gracias a Dios, no penetró el cráneo”, dijo.

Agregó que el niño va a quedar en el hospital y el caso será puesto en manos de Trabajo Social.