Participantes y Policía envían fotos e información sobre situaciones extrañas

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 23 junio, 2014
La noche del jueves, el subjefe policial de San Isidro de Heredia, Giovanni Méndez, se reunió con líderes de comunidades de la zona, quienes se mantiene alertas con WhatsApp. | JORGE NAVARRO.
La noche del jueves, el subjefe policial de San Isidro de Heredia, Giovanni Méndez, se reunió con líderes de comunidades de la zona, quienes se mantiene alertas con WhatsApp. | JORGE NAVARRO.

“Dos mujeres andan estafando con billetes falsos. Ayer estuvieron en uno de los comercios. Estén alertas”.

La anterior parece un mensaje policial y casi lo es; pero, en realidad, se trata de un texto enviado por un comerciante en un grupo de la aplicación para teléfonos inteligentes WhatsApp.

La necesidad de protegerse contra la delincuencia llevó a vecinos y comerciantes de varias comunidades a descubrir que esa herramienta podía ser una poderosa arma. En alianza con la Fuerza Pública, la convirtieron en un canal de información sobre asuntos de seguridad.

Estas personas crearon grupos en los que se comparten datos y fotografías de individuos o vehículos sospechosos. Los oficiales aprovechan el espacio para dar recomendaciones o para saber hacia dónde encaminar las acciones policiales.

Los participantes afirman que los resultados han sido muy positivos y algunos ejemplos lo demuestran.

Hace dos semanas, gracias a información compartida en un grupo de comerciantes de Abangares (Guanacaste), la Fuerza Pública capturó a una mujer que utilizaba la identidad de una médica.

“Le había robado los documentos a la doctora y la información que nos pasaron los comerciantes es que andaba pidiendo dinero porque alegaba que tenía a una persona en el hospital”, relató Élder Monge, jefe policial de Abangares.

“Ella fue al banco para conseguir la clave de la tarjeta de la doctora. Cuando estaba en el banco, recibimos una alerta en WhatsApp y fuimos a detenerla”, agregó.

La apresada tenía ocho causas pendientes por delitos y fue enviada por un Juzgado a atención psiquiátrica, según explicó el policía.

En otras localidades de Heredia, Guanacaste y San José, también se han reportado casos de éxito.

En Las Juntas de Abangares, los comerciantes logran prevenir asaltos en gasolineras y abastecedores. La Fuerza Pública los capacita. | JULIO SEGURA.
En Las Juntas de Abangares, los comerciantes logran prevenir asaltos en gasolineras y abastecedores. La Fuerza Pública los capacita. | JULIO SEGURA.

Organización. Luz Elena Rodríguez y Mario Paniagua, vecinos de Abangares, contaron que la iniciativa surgió en marzo en una reunión con la Policía sobre seguridad comercial. Relataron que, actualmente, en el grupo participan alrededor de 50 comerciantes.

Entre ellos, hay una Junta Directiva del Comité de Seguridad, quienes se reúnen una vez al mes para recibir capacitación.

Juan José Andrade, director de la Fuerza Pública, explicó que este tipo de comunicaciones se realizaban anteriormente con un sistema de voz (IVR) en el que se generaban alertas hacia los vecinos.

“Pero ese sistema no tiene las ventajas de las aplicaciones de los teléfonos inteligentes. Estos mantienen mucho más cerca al oficial de la comunidad y a la comunidad de la Policía.

”Esto debe venir después de una capacitación. Las comunidades interesadas pueden buscar a la delegación cantonal o el contacto con los programas preventivos de seguridad comunitaria y comercial”, manifestó Andrade.

En San Isidro de Heredia, 13 líderes comunales de varios sectores también se unieron a compartir información con la Policía, según explicó el subjefe de la Fuerza Pública de la zona, Giovanni Méndez. A su vez, estos representantes crearon otros grupos con sus vecinos de cada localidad y así trasladan la información.

“Igual llamamos al 9-1-1, pero al mandar el mensaje al grupo, nos alertamos. A mí me da un sentimiento de compromiso e identidad con la Fuerza Pública”, expresó el vecino, Francisco González.

WhatsApp es usado por 500 millones de usuarios a escala mundial.

Colaboró el corresponsal Julio Segura.