Por: Carlos Láscarez S. 21 abril, 2015

Un psicólogo infantil de 42 años, de apellido Brenes, quien labora en forma independiente, fue arrestado por agentes del OIJ como sospechoso de haber violado a una adolescente de 14 años, a quien contactó por medio de la red social Facebook.

De acuerdo con el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), el sujeto fingió ser un menor, por lo que invitó a la muchacha a su casa, en las cercanías del cementerio de Curridabat.

Según la investigación, Brenes recogió a la joven y le dijo que era un familiar del supuesto adolescente, por lo que la llevaría a la casa donde estaba él.

En el momento en que ingresaba junto a la menor, el sujeto fue visto por una persona, la cual alertó a los oficiales de la Fuerza Pública. Al sitio se trasladaron agentes de la Sección de Delitos Contra la Integridad Física, Trata y Tráfico del OIJ y estos aprehendieron al sujeto, quien no posee antecedentes.

Entre lo decomisado en la vivienda de Brenes, destacan equipos tecnológicos y el teléfono celular, con el que al parecer contactó a la jovencita.

Brenes fue arrestado en su vivienda en Curridabat. | CORTESÍA OIJ
Brenes fue arrestado en su vivienda en Curridabat. | CORTESÍA OIJ

Brenes fue acusado de los delitos de violación y seducción de menores por medios electrónicos, por lo que en una audiencia, el sábado, le dictaron dos meses de prisión preventiva, que descuenta en el centro penal de San Sebastián, San José.

El OIJ solicita que si alguna persona fue víctima de un delito similar, interponga la respectiva denuncia.

Mismo método. El 15 de marzo del 2011, agentes del OIJ de Heredia detuvieron a un sujeto de 19 años, como sospechoso de supuestamente haber violado a una mujer de la misma edad que conoció mediante Facebook.

El arresto del individuo, apellidado Díaz, se dio en una casa en San Luis de Santo Domingo de Heredia. En esa ocasión, el OIJ informó de que la mujer llegó en taxi hasta la vivienda del sujeto, quien le pagó el servicio.

Posteriormente, la amenazó de muerte con un pico de botella de vidrio y le exigió que hiciera lo que él decía, por lo que la llevó hasta un cafetal donde, en apariencia, cometió el delito.