Víctima era un nicaragüense que descontaba una pena de 10 años

Por: David Delgado C. 5 marzo, 2015
Virgilio Bravo Reyes, conocido como Michael Bravo Palma, fue atacado con una tabla el lunes en la cárcel Gerardo Rodríguez. | ARCHIVO.
Virgilio Bravo Reyes, conocido como Michael Bravo Palma, fue atacado con una tabla el lunes en la cárcel Gerardo Rodríguez. | ARCHIVO.

Un recluso falleció este miércoles en el Hospital México, dos días después de ser atacado con una tabla en medio de una riña en la cárcel Gerardo Rodríguez, ubicada dentro del complejo penitenciario La Reforma, en San Rafael de Alajuela.

cifras

2014

28 febrero, el reo José Villalobos Sequeira, de 32 años, murió apuñalado con un arma hechiza en el pecho en una riña en la cárcel La Reforma, en San Rafael de Alajuela.

7 febrero,otro hombre falleció apuñalado en un pleito en la cárcel Gerardo Rodríguez. La víctima, Jason Gustavo Jiménez Campos, fue herida por otro compañero en el tórax.

2013

9 setiembre, presidiario de la cárcel Calle Real, en Liberia, murió tras ser apuñalado en una riña por drogas. El fallecido, Geiner Baltodano Sojo, de 29 años, descontaba pena por robo.

2011

3 enero, Jorge Edwin Sánchez Madrigal, condenado a 30 años de prisión por el homicidio de una escolar de ocho años, falleció a causa de un infarto en la cárcel La Marina de San Carlos.

La agresión se produjo el lunes hacia las 6:30 a. m., cuando el reo Virgilio Bravo Reyes, conocido como Michael Bravo Palma, de 29 años, llegó al dormitorio 5 a pesar de que no estaba asignado a este.

En el sitio se produjo una pelea con otro recluso, por razones que ahora investigan tanto las autoridades penitenciarias como las judiciales.

El agresor usó una tabla de uno de los camarotes para arremeter contra Bravo, de nacionalidad nicaragüense. Uno de esos golpes fue directo a la cabeza.

Aunque fue trasladado de emergencia al Hospital México, Bravo perdió la vida este miércoles en la madrugada.

Pablo Bertozzi, director de la Policía Penitenciaria, explicó que, al parecer, Bravo primero intentó agredir a un individuo, pero un tercero salió en su defensa y fue cuando lo golpeó con la tabla.

“El lunes en la mañana, durante el conteo manual, este privado de libertad genera una riña con otros reos. Él busca agredir a uno de ellos, pero otro entra en escena y le da un golpe con un objeto, cae al suelo y se trae al hospital, donde es atendido y se nos informa que ayer (lunes) le dio un paro cardiorrespiratorio y hoy muere”, comentó Bertozzi.

El director dijo desconocer si la muerte se produjo a raíz del golpe, lo cual quedó bajo investigación en la Medicatura Forense.

Agentes de la Policía Judicial retiraron el cuerpo para trasladarlo a la Morgue Judicial, en San Joaquín de Flores, Heredia, donde le harán la autopsia.

Hacinamiento. La cárcel Gerardo Rodríguez es un centro para presos de baja contención, compuesto por 14 ámbitos y con una capacidad instalada de 958 espacios.

No obstante, al 22 de febrero pasado había 397 indiciados y 1.060 sentenciados, para un total de 1.457 reclusos, lo que significa un hacinamiento del 52,09%.

Lo máximo permitido por las normas internacionales y la Sala Constitucional es un 20%, de manera que no se vulneren los derechos fundamentales de los reos.

Bertozzi señaló que están tratando de identificar al presunto agresor, con el fin de presentar un documento al Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Ayer varios agentes se trasladaron hasta la cárcel para recabar evidencias sobre lo ocurrido.

El fallecido descontaba una condena de 10 años por el delito de robo agravado y cumpliría la pena, con descuento, en el 2020.

Otro caso. El 7 de febrero del 2014, el reo Jason Gustavo Jiménez Campos, de 24 años, murió tras ser apuñalado durante una riña aproximadamente a las 10:30 a. m., en un dormitorio del mismo penal Gerardo Rodríguez.

Era vecino de Purral de Goicoechea (San José).

Según Adaptación Social, del Ministerio de Justicia, Jiménez había ingresado a prisión a finales del 2010, para cumplir una condena de tres años y cuatro meses por un robo agravado.

Además, el joven también tenía pendiente cumplir otra sentencia a tres años y cinco meses por el mismo tipo de delito.

El sospechoso de atacar a Jiménez tenía cortadas en las manos, por lo que fue llevado a la Medicatura para hacerle pruebas.

Etiquetado como: