Pesquisa descartó que disparo que hirió a agente proviniera desde motocicleta

Por: David Delgado C. 12 julio, 2014

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

El Ministerio de Seguridad descartó la veracidad de la historia relatada por seis policías, quienes dijeron que unos sujetos dispararon, desde una motocicleta, contra una patrulla ubicada en los alrededores de la casa del presidente Luis Guillermo Solís.

En una conferencia de prensa, el jerarca de esa cartera, Celso Gamboa, confirmó la separación temporal de los agentes, mientras inicia un proceso legal y el caso se remite al Ministerio Público para su investigación.

“En el Ministerio de Seguridad toleramos los errores, pero no las mentiras”, enfatizó Gamboa, tras calificar de “lamentable” que sus subalternos hayan generado un falso reporte.

Los hechos ocurrieron el viernes en la madrugada. Los oficiales ubicados en los alrededores del condominio en que habita el mandatario, en barrio Escalante, reportaron que a la 1:10 a. m. unos sujetos en una moto negra dispararon contra ellos, hiriendo a uno de los policías, de apellido Coto.

El agente, quien se encontraba dentro de una patrulla, recibió el impacto en la pantorrilla izquierda. Ayer se mantenía estable en el albergue del Instituto Nacional de Seguros, en La Uruca.

Coto había llegado minutos antes al lugar junto con otro agente, apellidado Cortés, por razones que se investigan, pues allí ya se encontraba una unidad fija a cargo de otros dos policías, de apellidos Arroyo y Castro, quienes daban seguridad en el sector.

Falsa alerta. Debido a la lesión de Coto, los oficiales lanzaron una alerta indicando que fueron atacados, por lo que al sitio se movilizó un supervisor, apellidado Flores, junto con otro agente, de apellido Sánchez.

Luego, los seis policías rindieron un informe sobre lo sucedido en el que detallaron la versión de la supuesta agresión armada.

Sin embargo, Gamboa aseguró que después de examinar los hechos y las evidencias, no quedó otro camino que desechar esa versión.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

“Esta situación, luego de ser objeto de un exhaustivo análisis por parte del Ministerio de Seguridad Pública y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) ha sido descartada.

”En realidad, lo que se puede apreciar es que el disparo proviene desde la parte interna de la patrulla hacia fuera, lo que sugiere que en definitiva es una errónea manipulación del arma de fuego por parte de alguno de los oficiales de la patrulla”, detalló el jerarca.

Manifestó que a raíz de todo lo acontecido, “se ha ordenado la apertura de un procedimiento legal y estamos coordinando con el Ministerio Público para procesar a las personas que han faltado a la verdad sobre un hecho fortuito y casual, que quisieron transformar en lo que es un delito”.

Cargos. Gamboa detalló que la denuncia incluye el delito de simulación de delito y el de falsedad ideológica. Al cierre de edición no se pudo corroborar con la Fiscalía si el caso ya había ingresado.

El Código Penal establece, en su artículo 30, un castigo de prisión de un mes a dos años, “al que falsamente afirmare ante la autoridad que se ha cometido un delito de acción pública o simulare los rastros de este con el fin de inducir a la instrucción de un proceso para investigarlo”.

Por otro lado, la falsedad ideológica está sancionada en el numeral 360 con penas de dos a ocho años de cárcel, si un funcionario público “insertare o hiciere insertar en un documento público o auténtico declaraciones falsas, concernientes a un hecho que el documento deba probar, de modo que pueda resultar perjuicio”.

Aunque se conoció que los agentes cuestionados tienen años de laborar y amplia experiencia en la Fuerza Pública, el Ministerio de Seguridad prefirió no ahondar en detalles sobre ninguno de ellos.

Por ahora, Gamboa ordenó separarlos de sus funciones, a la espera de que avancen los procesos penal y administrativo.

Lo que sí dejó claro el ministro, es que quedó descartado que haya habido un ataque a la casa del presidente Solís, aunque lamentó que la falsa alerta haya provocado el desplazamiento de recursos para atender el incidente.