Trabajador dice que los filmó cuando hacían un violento arresto en Alajuela

Por: Katherine Chaves R. 24 septiembre, 2015

Un taxista de apellido Jara denunció, la mañana de este lunes, a dos oficiales de la Fuerza Pública que lo golpearon luego de darse cuenta de que los estaba grabando.

La Fiscalía de Alajuela confirmó que recibió la demanda por el aparente delito de abuso de autoridad.

Según la queja, los hechos ocurrieron cerca de la 1 p. m. del jueves 17 de setiembre, en la entrada a la ciudad de Alajuela.

En el documento, el taxista dice que estaba con otros amigos almorzando en un restaurante de la zona, cuando observaron que dos policías motorizados detuvieron a un sujeto. “(Al hombre) lo esposaron y uno de ellos (policías) la emprendió a patadas y pisotones contra el rostro de ese joven, que, dicho sea de paso, estaba impotente”, se lee en la denuncia.

Jara prosiguió narrando que cuando notó que “la detención pasó a ser agresión”, salió del restaurante, se acercó a unos cinco metros de los policías y los comenzó a grabar.

Agregó que después de un intercambio de palabras, uno de los oficiales le lanzó el celular al piso. El taxista dijo que, cuando intentó recoger el aparato móvil, el mismo funcionario le “hizo una llave de ahorcamiento”.

Según Jara, inmediatamente después, los policías lo detuvieron por una supuesta obstrucción de la autoridad.

Esta es una captura del video donde se ve el supuesta ataque. | CORTESÍA
Esta es una captura del video donde se ve el supuesta ataque. | CORTESÍA

“Producto de la fuerza empleada para detenerme, me causaron un golpe en el lado derecho del pecho”, aseguró.

El ofendido relató que, luego de que lo aprehendieron, comenzó a sentirse mal, debido a que padece del corazón.

“Les pedí misericordia, que me alcanzaran la pastilla (en el taxi) porque temía sufrir un accidente cardíaco (...), pero lo que me dijo uno de los policías fue: ‘Si quiere, se muere acá’”, enfatizó.

En la denuncia se lee que el celular fue destruido por los policías; sin embargo, varias cámaras de seguridad de locales aledaños al sitio del hecho grabaron lo sucedido y esa es la principal prueba de Jara.

Ante la denuncia, el Ministerio de Seguridad comunicó que ya “hay un proceso de investigación abierto contra los oficiales. Esto, para determinar lo que sucedió y, de ser necesario, se impondrán las sanciones que correspondan, puesto que los oficiales son llamados a mantener el orden y la seguridad”.

La entidad no profundizó más en el tema alegando que el caso está en investigación.