Con 40 oficiales más, 6 patrullas y aeronaves se pretende disminuir la ola de asaltos

Por: Hugo Solano 3 septiembre, 2014

Más patrullas, controles de carretera y operativos constantes para luchar contra la delincuencia, que desde hace varios meses golpea en San Carlos, son parte del plan que anunció este miércoles el viceministro de Seguridad, Gustavo Mata, en la municipalidad de ese cantón alajuelense.

Mata informó que el cantón ahora contará con 6 patrullas más y se reforzará la labor operativa con otros 40 oficiales de Fuerza Pública, quienes se unirán a los casi 300 que prestan servicio en San Carlos.

En el encuentro también participaron autoridades de Fuerza Pública, el jefe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de la zona, la Fiscal adjunta, funcionarios municipales, vecinos y comerciantes.

Al fondo los jefes policiales que este miércoles asistieron a la municipalidad de San Carlos para exponer las acciones de refuerzo que desarrollarán a partir del lunes en ese cantón.
Al fondo los jefes policiales que este miércoles asistieron a la municipalidad de San Carlos para exponer las acciones de refuerzo que desarrollarán a partir del lunes en ese cantón.

Este lunes la sesión municipal se dedicó al tema de la inseguridad y los integrantes del concejo solicitaron por unanimidad declarar emergencia en el cantón.

A partir del próximo lunes, durante los operativos o trabajos especiales que se realicen, también se contará con la colaboración de las aeronaves del Servicio de Vigilancia Aérea.

Según el viceministro, los delitos que más están produciendo son los asaltos a vivienda, a negocios y a peatones, lo que requiere más prevención.

"Por eso estamos a partir de lunes metiendo más personal a la zona, más patrullas, pero no sólo nos vamos a quedar ahí, también se le indicó a la Fiscalía que la idea es trabajar en conjunto con ellos y con el OIJ", aseguró Mata.

El próximo lunes autoridades de Seguridad Pública regresarán al cantón para seguir coordinando las acciones operativas.

San Carlos es el cantón más grande del país, con más de 3.347 kilómetros cuadrados y una población que supera los 140.000 habitantes.

Desde inicios de año han sido constantes los golpes del hampa, lo que motivó a vecinos y dirigentes a solicitar con urgencia la intervención policial.