Bebidas iban ocultas en una carreta usada para transportar granos

Por: Carlos Láscarez S. 15 noviembre, 2014
Las cajas de licor viajaban selladas y en tarimas. Este cargamento, en apariencia, había salido de Paso Canoas. | CORTESÍA MSP
Las cajas de licor viajaban selladas y en tarimas. Este cargamento, en apariencia, había salido de Paso Canoas. | CORTESÍA MSP

Oficiales de la Fuerza Pública, destacados en la zona sur, realizaron ayer dos millonarios decomisos de mercadería, que era transportada de manera ilegal.

El primer comiso se efectuó en Sabalito de San Vito de Coto Brus, luego de que efectivos, quienes ejecutaban una inspección de rutina, observaron un camión estacionado a la orilla de la vía, el cual había sufrido un desperfecto mecánico.

Una vez que le solicitaron al chofer, de apellido Esquivel, que abriera las puertas del vehículo, descubrieron decenas de cajas donde ocultaban zapatos y pantalones, mercadería que fue valorada en más de ¢20 millones.

José Domingo Cruz, comisionado de la Fuerza Pública, manifestó que el conductor no portaba los permisos respectivos para el transporte de dichos artículos, por lo que fue arrestado y la mercadería comisada por la Policía.

Se trata de productos que fueron sacados de una bodega en Sabalito y que debían ser entregados a una persona no identificada en San José.

Entre los artículos había 1.904 pares de zapatos de tacón alto de mujer, de diversos colores y tamaños, así como 1.039 pantalones de mezclilla de varias tallas.

Surtido de licor. La segunda confiscación ocurrió en en el distrito Guaycará de Golfito, una vez que de los oficiales descubrieron un furgón que provenía de Paso Canoas, en la frontera con Panamá.

El camión fue ubicado en el momento en que pretendía pasar un retén, en un punto estratégico de la carretera Interamericana, confirmó la Fuerza Pública.

Este era conducido por un hombre de apellido Moya, quien era acompañado por un sujeto de apellido Jiménez.

En una carreta, que suelen usar para el transporte de granos, fue que las autoridades descubrieron el cargamento.

Allí, muy bien acomodadas, se encontraron las cajas con licor, en su mayoría rones, tequila, vodka y whisky escocés añejo.

En total, se encontraron 547 cajas de licor, las cuales contenían un total de 7.712 unidades.

Moya y Jiménez son vecinos de Cartago. No portaban la documentación que exige la ley para este tipo de trasiego, por lo que se coordinó de inmediato con la Fiscalía y Hacienda.