Los propietarios declararon que era mercadería variada, pero eran cigarros

Por: Carlos Láscarez S. 23 noviembre, 2013

Las cajas con cigarrillos son embaladas por oficiales de la PCF, quienes las entregan como prueba ante el Ministerio Público. Los países de donde provienen son Panamá, China y Canadá. | CORTESÍA POLICÍA DE CONTROL FISCAL (PCF).
Las cajas con cigarrillos son embaladas por oficiales de la PCF, quienes las entregan como prueba ante el Ministerio Público. Los países de donde provienen son Panamá, China y Canadá. | CORTESÍA POLICÍA DE CONTROL FISCAL (PCF).

Casi 10 millones de cigarrillos decomisó la Policía de Control Fiscal (PCF) del Ministerio de Hacienda en las últimas semanas.

A la fecha, se han incautado más de 800 bultos que suman 450.000 cajetillas, para un total de 9 millones de cigarrillos aproximadamente, informó la PCF.

A esa cifra, se deben sumar 960.000 unidades confiscadas en un almacén fiscal, en octubre.

El último operativo se realizó anteayer en Heredia, como resultado de una investigación que realizaba la PCF, desde febrero.

Esta vez, el objetivo fueron varios grupos organizados que, en apariencia, se dedican a ingresar cigarrillos ilegalmente al país.

La Policía concluyó que la mercancía provenía de la Zona Libre de Colón (Panamá) y su destino final sería San José, para ser desalmacenada en un almacén fiscal.

No eran serruchos. Pese a que los artículos fueron declarados como platos, sandwicheras, serruchos y esponjas, luego de la inspección se comprobó que el 95% de cada caja contenía cigarrillos de una marca extranjera, que no cuenta con los permisos del Ministerio de Salud, por lo que fueron decomisados.

Dichos grupos utilizaban varias técnicas para ingresar la mercancía de manera ilegal al país: la declaración y nacionalización de productos diferentes a los transportados y el faltante de mercancía al llegar a los almacenes fiscales.

Luis Alonso Bonilla, director de la PCF, manifestó que los trabajos de investigación tienen como objetivo combatir la evasión fiscal y la lucha contra el contrabando.

En octubre pasado, la Policía Fiscal realizó el decomiso de 960.000 cigarrillos en un almacén fiscal, cuya jurisdicción pertenece a una reconocida aduana.

Tras revisar un contenedor, cuyo contenido había sido declarado como ropa, se constató que iban varios bultos extraños y se retuvo el vehículo. Al revisar, se descubrieron ocultas 48.000 cajetillas con 20 cigarros cada una.

El producto venía de Uruguay, pasó por Panamá y llegó aquí.