Organizadores alquilaron finca para cumpleaños, pero crearon página en facebook para invitar a la actividad, cuya entrada costaba ¢2.000

Por: Carlos Arguedas C. 13 agosto, 2016

La Policía Municipal de San Rafael de Heredia suspendió, la noche de este viernes, una megafiesta a la cual asistieron menores de edad, y donde, además, se estaba vendiendo licor y se consumían drogas prohibidas.

La actividad, en la que habían más de 200 muchachos, se realizó en una finca privada en el distrito de Los Ángeles, confirmó este sábado el alcalde Verny Valerio Hernández.

El funcionario dijo que el evento se organizó sin permisos pero advirtió: "para realizar este tipo de actividades que son lucrativas, de acuerdo con el Código Municipal tiene que tener permiso y, nosotros en San Rafael de Heredia, para este tipo de actividades que involucren menores, no vamos a dar permisos. No hay licencias".

Las autoridades no pudieron identificar en el lugar a los organizadores del evento, aunque si lograron obtener los nombres e incluso los números de celular.

En tanto el dueño de la finca, cuya identidad no fue suministrada, dijo a la Policía Municipal que a él le alquilaron el rancho para un cumpleaños, al que iban a asistir unas 20 personas.

El alcalde municipal anunció que van a iniciar una investigación de este hecho que podría derivar en algún tipo de sanción o multa contra el propietario del terreno.

En la invitación al evento —para lo cual se abrió una página en facebook y circuló un mensaje por WhatsApp— se precisó que la fiesta era el 12 de agoso a las 7 p.m. Se pedía a los asistentes que debían ir vestidos de manera formal. Además, se dijo que se venderían "shots" y la invitación estaba acompañaba con una imagen de una jarra de cerveza. La entrada costaba ¢2.000.

Acción policial

Alexánder Arroyo García, jefe de la Policía Municipal, dijo que la sospecha de alguna actividad anormal la comenzaron a notar este viernes alrededor de las 7 p. m., cuando notaron que en las calles del centro caminaban una gran cantidad de muchachos.

"Unos oficiales comenzaron a dar seguimiento a los jóvenes y vieron que estaban abordando buses que se dirigían hacia el sector norte. Fue cuando encontraron un informante que nos ubicó en una finca muy cerca del refugio de animales en Los Ángeles", dijo Arroyo.

El policía precisó que cuando llegaron vieron que la presencia de jóvenes era demasiada por lo que debieron pedir ayuda a la Fuerza Pública.

Agregó que el dueño de la propiedad firmó un documento en el cual permitió el ingreso a las autoridades. Aunque se trató de evitar la salida de los muchachos, la cantidad de asistentes superó a los efectivos, quienes solo lograron revisar a unos pocos.

En la inspección se encontraron botellas llenas de licor, marihuana y dogras sintéticas.

El alcalde Verny Valerio dijo: “resultó imposible poder identificar de quien era la droga, pues la dejaron tirada en el suelo o en algunos mostradores. Estaba abandonada por eso entra como hallazgo".

El alcalde dijo que al hablar con algunos vecinos estos le contaron “cuando los muchachos vieron la policía fue como un hormiguero, salían y salían por todo lado”.