Por: Hugo Solano 2 diciembre, 2016
Los cubanos y nicaragüenses quedaron a la orden de la Policía de Migración en la frontera con Panamá.
Los cubanos y nicaragüenses quedaron a la orden de la Policía de Migración en la frontera con Panamá.

La Policía de Fronteras del Ministerio de Seguridad Pública interceptó un autobús en el que viajaban 13 cubanos y dos nicaragüenses indocumentados.

La detención se realizó el jueves en el puesto de control policial del kilómetro 35 de la carretera Interamericana Sur, en Guaycará de Golfito, Puntarenas, informó el Ministerio de Seguridad.

El director de la Policía de Fronteras, Allan Obando Flores, confirmó la detención de los 15 extranjeros en un bus que se dirigía hacia San José.

La unidad era de transporte público, por lo que no se detuvo a ningún sospechoso de coyotaje.

Los 13 cubanos fueron regresados a la frontera de Paso Canoas, para ser rechazados hacia Panamá, de donde procedían, mientras que los nicaragüenses fueron puestos a la orden de Migración para ser deportados, explicó Obando.

La Policía de Fronteras mantiene diversos controles en puntos estratégicos de la Interamericana sur.