Se les acusa de aplicar método del bajonazo luego de colisionar el vehículo

Por: Hugo Solano, Carlos Arguedas C. 1 septiembre
Los detenidos cayeron al momento de llegar a recoger el Toyota en Montes de Oca.
Los detenidos cayeron al momento de llegar a recoger el Toyota en Montes de Oca.

Tres individuos, con edades entre los 20 y 24 años, fueron detenidos este viernes por agentes de la sección de Robo de Vehículos del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), como sospechosos de sustraer un Toyota en Montes de Oca, mediante el metodo del bajonazo.

El informe preliminar de la Policía Judicial indica que los sospechosos, de apellidos Salazar, Solano y Rivera habrían perpetrado el asalto este jueves al ser aproximadamente las 7:30 p. m. en Santa Marta, en el distrito de San Pedro.

Con base en la declaración que el afectado brindó a la Policía, a él lo interceptaron, le colisionaron el carro y mediante amenazas con arma de fuego y golpes en la cabeza, con la cacha del arma, lo obligaron a entregarles el carro y a quitarle la alarma.

Los ladrones se llevaron el vehículo a un sitio que está a dos kilómetros de donde se lo robaron, a efecto de guardarlo y "enfriar" el operativo de búsqueda que pudiera surgir luego de la denuncia.

Se trata de un Toyota Land Cruiser, color gris, modelo 2008 y valorado en casi ¢10 millones. Está registrado a nombre de una sociedad anónima.

El Land Cruiser, modelo 2008, está valorado en ¢10 millones y esta a nombre de una sociedad anónima. Fue recuperado por la Policía este viernes.
El Land Cruiser, modelo 2008, está valorado en ¢10 millones y esta a nombre de una sociedad anónima. Fue recuperado por la Policía este viernes.

La mañana de este viernes, los agentes lograron la captura de los tres jóvenes, cuando procedían a llevarse el vehículo del sitio en el que lo habían dejado.

Los sospechosos, quienes no presentaban antecedentes policiales, fueron pasados con un informe al Ministerio Público.

La Policía no indicó si el carro tenía algún dispositivo de localización electrónica.

Según agentes del OIJ, se reciben 20 denuncias por bajonazos al mes, lo que implica un resurgir en ese delito, que años atrás había declinado.