Padre de uno de los imputados entregó a su hijo

 26 junio

San Carlos

"Es la experiencia más desagradable en la que me ha correspondido estar en mis años de servicio y a la vez la más dolorosa. No puedo negar que en algún momento sentí temor y hasta la posibilidad de que me iban a matar".

Estas son las declaraciones de Milton Jara, uno de los dos oficiales de la Fuerza Pública que fue atacado a patadas este domingo por una turba de aficionados, tras un partido de fútbol en Santa Clara de San Carlos, Alajuela.

Jara, de 46 años, y con 16 de laborar para ese cuerpo policial, se presentó este lunes a los Tribunales de San Carlos junto a su compañero Carlos Solano para denunciar a los siete sujetos que fueron detenidos por las agresiones.

El oficial Milton Jara manifestó que lo sucedido más bien lo estimula para trabajar con más entusiasmo en la Fuerza Pública.
El oficial Milton Jara manifestó que lo sucedido más bien lo estimula para trabajar con más entusiasmo en la Fuerza Pública.

De acuerdo con el oficial, cuando cayó al suelo y empezó a ser pateado, solo pensó en taparse la cara por temor a alguna lesión en sus ojos.

Agregó que lo sucedido más bien lo estimula para trabajar con más entusiasmo en la Fuerza Pública: "Lo sucedido es obra de unos pocos y la policía no fue en ningún momento culpable de lo que pasó".

Por su parte, su compañero Carlos Solano aseveró que la trifulca empezó cuando trataron de detener a un sujeto que anteriormente había agredido a otro oficial.

Solano comentó que él recuerda que lo empujaron entre varios y cayó al suelo. Dijo que recibió múltiples patadas en la cabeza, estómago y cara.

El oficial Carlos Solano manifestó que recibió múltiples patadas en la cabeza, estómago y cara.
El oficial Carlos Solano manifestó que recibió múltiples patadas en la cabeza, estómago y cara.

"Era un grupo de sujetos que parecía que estuvieran locos (...) Fueron instantes muy duros, que pensé en mi familia y en lo que podía pasar si la situación se complicaba", enfatizó.

Fiscalía pide que sean juzgados en flagrancia

Los detenidos por las agresiones a los dos oficiales son siete hombres. Ellos responden a los apellidos: Miranda Castro, Masís Escobar, Cartín Flores, Masís Salas, Rodríguez Espinoza, Castro Ortiz y Estrada.

"Miranda habría aprovechado el estado de indefensión de uno de los oficiales, para sustraerle el arma de reglamento. Esta fue recuperada posteriormente en los alrededores de la vivienda del sospechoso, ubicada a unos 125 metros del lugar donde ocurrieron los hechos", comunicó el órgano acusador del Estado.

A ellos se les imputan los delitos de lesiones graves, robo agravado y resistencia agravada.

Para la tarde de este lunes está programada una audiencia en el Tribunal de Flagrancia, donde el Ministerio Público solicitará que el caso sea juzgado en esa instancia. En caso de que el tribunal acepte la petición, los imputados podrían ser juzgados en los próximos 15 días; si no, tendrían que acudir a un proceso abreviado.

Asimismo, la Fiscalía informó de que pedirá prisión preventiva para los siete hombres.

"Un octavo sujeto que fue detenido el domingo no tendría relación con la agresión; sin embargo, se determinó que cuenta con dos órdenes de captura", una de ellas por tentativa de hurto y otra por hurto.

Padre entregó a su hijo

Moisés Masís Villegas, padre de uno de los jóvenes aprehendidos por las agresiones a los dos policías, se encontraba este lunes en los Tribunales y ahí manifestó que él instó a su hijo a que se entregara a las autoridades.

"Convencí a mi hijo de que se entregara voluntariamente porque hay que ser hombre y enfrentar la situación. Estoy convencido de que hice lo mejor porque a la autoridad hay que respetarla", declaró Masís.

El papá del imputado indicó que a su hijo no lo maltrataron en ningún momento y que lo sucedido debe servirle de experiencia.

Masís añadió que, según su hijo, el enfrentamiento con el policía ocurrió porque le molestó que agredieran a un amigo.

Este domingo, el ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata, dijo que le parecía inaceptable la forma en que la turba arremetió contra los oficiales. "El fútbol no da para tanto y eso no lo vamos a permitir", declaró en un comunicado.

Agregó que ordenó la detención de todo aquel a quien se identifique en los videos donde se ve la agresión.

Mata enfatizó en la urgencia de que las leyes sancionen con mayor rigurosidad a quien agreda o acabe con la vida de un policía. "La autoridad está para respetarla y quien no lo hace, debe recibir todo el peso de la ley", concluyó.

Etiquetado como: