Policías lo vieron cuando ingería alcohol en vía pública y lo detuvieron

 21 febrero, 2015

Ciudad Quesada, San Carlos. Un peón agrícola de una empresa piñera de San Carlos, en Alajuela, se comprometió, ante un juez contravencional, a dejar de ingerir licor en la calle para librarse de una multa.

El hombre, de apellidos Gaitán Granados, de 45 años, adquirió el compromiso el miércoles, durante un juicio realizado en el Juzgado Contravencional de Ciudad Quesada.

Para lograr el arreglo, Gaitán se acogió a la Ley de Solución Alterna de Conflictos y Promoción de la Paz Social.

Gaitán también deberá abstenerse de cometer cualquier otra falta relacionada con el consumo de bebidas alcohólicas para mantener el beneficio.

La resolución la tomó el juez Manuel Cortés Sánchez.

Una vez transcurridos 30 días, y si se han cumplido los términos del acuerdo, el Juzgado archivará el expediente contra el trabajador.

El artículo 385 del Código Penal establece una sanción de cinco a 30 días multa a quien “se presentare embriagado en un lugar público y causare escándalo, perturbare la tranquilidad de las personas o pusiere en peligro la seguridad propia o ajena”. El monto lo fija el juez, según un análisis de la situación económica de la persona.

La ley de licores, aprobada en el 2012, también establece una sanción de medio salario base a quien consuma licor en la vía pública. Un salario base asciende a ¢403.000.

Sorprendido. La causa contra Gaitán se inició el 14 de junio del 2014, poco antes del mediodía, cuando oficiales del Programa Regional Antidrogas de la Fuerza Pública de Los Chiles lo sorprendieron tomando licor en la calle, frente al supermercado La Violeta, en Boca Arenal de San Carlos.

Los policías le decomisaron un envase con licor y llevaron el caso al Juzgado.

Según dieron a conocer las autoridades, se aceptó la conciliación tomando en cuenta que Gaitán no tiene antecedentes. Además, se consideró la importancia de la “convivencia pacífica”.

Jonathan Murillo, uno de los policías que atendió el caso, manifestó, luego de la audiencia conciliatoria, que es importante aplicar la legislación que sanciona esta conducta.

El oficial resaltó que la Unidad Regional Antidrogas se mantendrá vigilante en la zona.

Asimismo, enfatizó que los ciudadanos pueden colaborar con las autoridades al denunciar estas situaciones, que, al mismo tiempo, evitan que jóvenes y niños vean malos ejemplos.

Etiquetado como: