5 mayo, 2014

Un agente del OIJ muestra ganado recuperado. | CARLOS HERNÁNDEZ.
Un agente del OIJ muestra ganado recuperado. | CARLOS HERNÁNDEZ.

Carlos Alfaro Rojas, de 62 años, es uno de los finqueros de la zona norte del país que ha sido víctima del robo de ganado.

Alfaro tiene una propiedad en Muelle de San Carlos, de la cual le sustrajeron 19 novillas Holstein, valoradas en ¢10 millones, el pasado 17 de marzo.

Para sorpresa de este ganadero, uno de sus peones pertenecía a una de las banda de cuatreros que operan en San Carlos y Los Chiles, según determinaron las pesquisas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La Policía encontró que el grupo robaba los animales aquí para luego llevarlos a Nicaragua, por la trocha fronteriza.

El finquero narró que, tras el robo de sus novillas, pasó más de un mes muy angustiado. “Fueron días difíciles, de mucha incertidumbre, ya que esas vaquitas representan el esfuerzo de muchos años de trabajo con la intención de asegurar el futuro de mi familia”, expresó.

“Además, me sentía decepcionado por la traición de que había sido objeto por parte de una persona en quien confiaba”, dijo en referencia a su exempleado. Para su suerte, el OIJ averiguó que las reses estaban en suelo nicaragüense.

“Acudí a la Policía de ese país y me ayudaron a traerlas”, agregó Alfaro, quien señaló que es urgente que las autoridades locales tomen medidas.

Etiquetado como: