Las autoridades califican la situación como un caso de agresión, negligencia y posesión de drogas

Por: Diego Castillo 28 octubre, 2015

Dos niños de seis y dos años, una niña de cuatro años y una bebé de tres meses fueron hallados dentro de una casa con paredes y ventanas llenas de púas, plásticos negros, símbolos hechos con pintura y espejos. Eso fue lo que encontraron las autoridades del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) al ingresar a una vivienda la noche de este martes en el centro de Guadalupe, en Goicoechea.

El PANI recibió una alerta por agresión y negligencia contra cuatro menores de edad en una casa en Guadalupe, por lo que funcionarios de la institución acudieron al lugar el lunes anterior. En la vivienda encontraron a un hombre que no les quiso abrir, informó la oficina de prensa del Patronato; por lo que presentaron una denuncia ante la Fiscalía.

Los funcionarios se fueron, y volvieron el martes a las 11:30 p. m. con agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), con policías de la Fuerza Pública y un fiscal para allanar la vivienda.

"Da escalofríos estar aquí, es una casa tenebrosa", indicaron los policías que atendieron el caso, narró Alejandro Siles, subjefe de la delegación de la Fuerza Pública de Goicoechea.

Los niños se encontraban con su padre, de apellidos Amador Cedeño, al parecer de nacionalidad estadounidense, quien tiene una orden de captura por un presunto homicidio, indicó la Fuerza Pública.

Según las autoridades, las paredes de la casa están cubiertas por púas, plásticos negros, símbolos hechos con pintura y espejos.
Según las autoridades, las paredes de la casa están cubiertas por púas, plásticos negros, símbolos hechos con pintura y espejos.

La madre, de apellidos Salazar Marín, no estaba en la casa en el momento del allanamiento, pero llegó unos minutos después.

Las autoridades califican la situación como un caso de agresión, negligencia y posesión de drogas.

Lo único que había para comer era masa y levadura. La refrigeradora no servía, tampoco la cocina y la casa estaba muy sucia.

También se constató que los niños no van a ningún centro educativo.

Los menores ahora están bajo la custodia del PANI y fueron valorados esta mañana en el Hospital Nacional de Niños.

Tanto el padre como la madre fueron detenidos. Amador opuso resistencia, por lo que los policías tuvieron que forcejear con el hombre y someterlo. Los dos adultos están a las órdenes de la Fiscalía Adjunta de Goicoechea y se les realizarán exámenes en el Departamento de Psiquiatría Forense.

Noticia actualizada a las 5:16 p.m.