Bebés estaban tirados en acera con apenas tres horas de nacidos

Por: David Delgado C. 24 junio, 2015

Tenían tres horas de haber nacido, cuando varios transeúntes alertaron a la Fuerza Pública de que había dos bebés tirados en una caja de cartón, en una acera cerca del mall Internacional, en Alajuela.

Los pequeños estaban desnudos, con una cobija celeste, dentro de una bolsa plástica, en la caja. Estaban fríos, sucios, con su cordón umbilical recién cortado y expuestos a todo tipo de contaminación. Eran las 10 p. m., del lunes 22 de junio.

Personal de Neonatología del Hospital San Rafael atendía a uno de los gemelos en la incubadora, el cual pesó 1.800 gramos. A las 11:30 a. m., el pequeño dormía a la espera de recibir fórmula láctea. | DAVID DELGADO.
Personal de Neonatología del Hospital San Rafael atendía a uno de los gemelos en la incubadora, el cual pesó 1.800 gramos. A las 11:30 a. m., el pequeño dormía a la espera de recibir fórmula láctea. | DAVID DELGADO.

Este martes, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) no tenía pistas de la madre.

Al primer oficial quien llegó al sitio, se le partió el corazón. Pese a su experiencia, Carlos Arrieta aseguró que no estaba preparado para encontrar así a los niños.

“De tener los medios, yo los adoptaría para darles un hogar”, dijo el oficial, luego de llevarlos al Hospital San Rafael.

A las 10:31 p. m., los bebés llegaron al centro médico, donde fueron atendidos por los pediatras de guardia, entre ellos, el jefe del servicio, Víctor Cubero.

“Son dos bebés masculinos, recién nacidos, de una edad gestacional de 36 semanas, prematuros. Venían con llanto fuerte, muy fríos, con cianosis y un poquito sucios, con el cordón umbilical cortado, un poco largo.

”Dichosamente, la condición ha sido relativamente buena. Están en la incubadora, recibiendo algunos líquidos y se les va a iniciar la fórmula láctea por vía oral, los exámenes de rutina y antibióticos por algún cuadro infeccioso”, dijo el doctor, quien no podía creer cómo una madre dio a luz a los gemelos sin atención médica.

Valientes. Un equipo de La Nación ingresó ayer al servicio de Neonatología, donde permanecían los menores. En la cama N.° 19 estaba el primer innominado: pesaba 1.800 gramos y tenía equimosis en las piernas. Cubero señaló que esto evidencia que él venía en posición podálica, es decir, con los pies por delante y, probablemente, si una persona asistió a la madre en el parto, pudo haberlo jalado por los pies para extraerlo.

En la otra cama estaba el segundo menor. Pesa 1.295 gramos y su recuperación tomará más tiempo. Ninguno abandonará el hospital antes de que pesen dos kilos, aproximadamente en tres semanas, siempre y cuando, no haya complicaciones.

El médico aseguró que por lo niveles de glicemia, los cuales estaban dentro del rango normal, pero cercanos al límite inferior, tenían tres horas de nacidos.

“Han estado estables, respiran espontáneamente, no requieren oxígeno, se han calentado. No sabemos qué tanto estuvieron sin recibir oxigenación, pero por la forma en que llegaron, no esperamos que haya consecuencias negativas. Van a evolucionar bien”, afirmó Cubero.

En el caso de la madre, el OIJ la investiga por el delito de abandono de incapaz, castigado con prisión de seis meses a tres años.

Ahora, corresponderá al Patronato Nacional de la Infancia (PANI) determinar la ubicación futura de los pequeños.

Si usted tiene información para determinar quién es la mamá, llame a la línea confidencial 800-8000-645 del OIJ. Colaboró el corresponsal Francisco Barrantes.